28 dic. 2015

RESTAURANTE CELIA JIMÉNEZ: SUMANDO PRESTIGIO PARA CÓRDOBA

C/ Escritora María Goyri, s/n (Complejo Open Arena)




De interesantísima podríamos calificar la etapa que vivimos dentro del sector de la restauración en Córdoba por la renovación de espacios y el nivel de las nuevas aperturas a las que asistimos. En este último apartado se encuadra el restaurante que vamos a conocer en esta ocasión y que no es otro que el RESTAURANTE CELIA JIMÉNEZ. Su nombre nos habla de un proyecto personal que pretende aprovechar la reconocida trayectoria de su responsable, la cocinera cordobesa Celia Jiménez.

El restaurante se encuentra dentro del complejo de ocio y deporte Open Arena, cuya apertura se producía a finales de 2014, y ocupa los terrenos de las antiguas instalaciones polideportivas propiedad del torero Manuel Benítez “El Cordobés”. Esta nueva iniciativa empresarial privada cuentan con unas instalaciones deportivas mucho más modernas y equipadas además de zona comercial y lo que aquí nos ocupa, un área gastronómica. Los responsables del complejo confiaron en Celia Jiménez para la gestión de esta área que se compone del restaurante gastronómico así como del Arena Bar, que cumple las funciones de cafetería y bar informal.

Mesas del Restaurante Celia Jiménez

Dejamos nuestro coche dentro del amplio aparcamiento del complejo y accedemos al restaurante pasando por la zona de bar de la que os hemos hablado, concurrido y de ambiente distendido, desde el que además podemos ver todo el trabajo de su cocina a la vista. Ya sentados en el restaurante, comprobamos que éste es en realidad una pequeña sala de alto techo con apenas ocho mesas, sencilla en mobiliario, pero elegante al mismo tiempo, luminosa y donde predominan los colores arena y terrosos. En lo ornamental destacan también las originales lámparas en forma de botellas de cava y la estantería con libros sobre cocina. El ambiente es muy relajado ya que somos la única mesa con clientes durante gran parte de nuestra visita, aunque antes de marcharnos una mesa más sería ocupada. Contrasta con lo mucho más concurrido del Arena Bar.

 Interior del Restaurante Celia Jiménez

Nos dejan la carta y comprobamos que Celia nos propone una cocina muy orientada al producto. En este sentido habíamos oído y leído en prensa que el cerdo ibérico del Valle de los Pedroches sería uno de los productos estrella de la casa, y aunque efectivamente esta presente, existe variedad más que suficiente en carnes, pescados y demás alimentos. La tierra se deja ver, pero lo cierto es que el recetario típico y tópico cordobés brilla por su ausencia, enfocándose por encima de todo en la cocina mediterránea. Sin duda, el listado de platos de la carta, la que encontrábamos justo en noviembre pasado, os servirá para conocer mejor que cocina ofrece el restaurante:

Entrantes:

- Buey de mar, royal con aguacate, gamba blanca y caldo de ceviche granizado
- Secreto ibérico, ensalada de brotes, fruta y vinagreta de soja y jengibre
- Bacalao confitado con ñoquis de naranja, licuado de hojas, semilla de tomate y aceitunas
- Sardinas, tomate, queso ahumado y albahaca
- Pulpo asado con consomé de setas y tirabeques
- Setas y verduras de temporada con crema de queso de Zuheros
- Huevos de campo con mollejas de cordero y pil-pil de coliflor
- Chipirón con arroz cremoso de raíz de apio y ortigas de mar
- Papada confitada y crujiente con ali-oli de frutas, sésamo y chutney

Pescados

- Lenguado con col al ajillo y gazpachuelo Leche de Tigre
- Merluza, huevas con mahonesa de aceitunas, manzanilla y naranja
- Lubina con patata escalibada con verduras en escabeche y ali-oli
- Bacalao: guiso de callos, lascas confitadas y ajo negro

Carnes

- Presa ibérica, especies, ragú de manzana y almendras
- Pichón asado con torrija de higaditos y ganache de foie
- Carrillera de ternera estofada con jardinera de microverduras
- Cordero con berenjenas ahumadas, curry y cebollitas a la miel
- Cochinillo con crema de cilantro, polenta y yogurt de especies

Postres

- Arena: chocolate con Ras el Hanout, miel y azahar
- Pasión: sopa de naranja y fruta de la pasión, helado de violetas y yogurt
- Queso: queso de cabra emborrao con galleta de especiada y peras al PX
- Goloso: bizcocho de chocolate con leche frita de plátano y cacahuetes garrapiñados
- Chicle: crema cuajada de frutos rojos

El restaurante ofrece también dos menús degustación de 5 y 7 pases, 50 y 65 euros respectivamente, y que se conforma con platos de los presentes en la carta. Como en otras ocasiones hacemos, y con objeto de hacernos una idea más amplia de la cocina del restaurante, nos decidimos por la opción del menú degustación. En este caso, y tratándose de una cena, por el de cinco platos.

Como nos ha ocurrido en otros restaurantes, antes de llegar el primero de los pases nos ofrecen degustar un aceite y un aperitivo. En cuanto al aceite, nos sirven uno de variedad Picual de una de las vistosas botellas de la firma cordobesa Finca Duernas. Previamente nos habían dejado una muestra de distintos panes recién horneados. Y en cuanto al aperitivo, decir que se trató de una mazamorra con perdiz escabechada y cebolla morada encurtida. Muy buena la textura y sabor de la mazamorra y aún mejor la combinación que surge con la guarnición.

 Aceite y panes en el Restaurante Celia Jiménez


Mazamorra del Restaurante Celia Jiménez

El servicio durante la noche es amable y atento, explicándonos con detalle cada uno de los platos del menú que degustaríamos a continuación.

Como primer plato nos sirven el “Bacalao confitado con ñoquis de naranja, licuado de hojas -lechuga y rúcula-, semilla de tomate y aceitunas”, que según nos comentan es una interpretación, muy particular, de la típica ensalada molinera. Plato fresco que sin embargo nos resulta algo plano y quizás lo menos destacado de la noche.

"Bacalao" del Restaurante Celia Jiménez

Mucho más destacable es el segundo plato -otro entrante de la carta-. Hablamos del “Chipirón con arroz cremoso de raíz de apio y ortigas de mar”. Quizás habría que empezar diciendo que no somos especialmente aficionados al particular sabor de las ortiguillas de mar, aunque perfectamente podíamos no haberlas comido simplemente apartándolas. En cualquier caso, esta es una opinión personal que no tiene que coincidir con la de otros comensales más proclives a esta anémona últimamente bastante de moda.  Dicho todo esto, y centrándonos en el plato, lo mejor es el arroz, meloso y con excelente sabor a productos del mar.

"Chipirón" del Restaurante Celia Jiménez

Y seguimos con el primero de los principales: “Lubina con patata escalibada con verduras en escabeche y ali-oli”. Trozo de lubina con carne suave y de perfecta cocción a la plancha que  descansaba sobre un equilibrado ali-oli y que estaba acompañado de una especie de ensalada aliñada de patata, zanahoria y cebolla. En todos los aspectos, el mejor plato de toda la noche.

 "Lubina" del Restaurante Celia Jiménez

El segundo de los platos principales sería el “Cordero con berenjenas ahumadas, curry y cebollitas a la miel”. Jugoso cilindro de cordero al horno deshuesado cubierto con el jugo del propio cordero y curry, y acompañado de un puré de berenjena y cebollitas.

 "Cordero" del Restaurante Celia Jiménez

Por último el postre. Nos sirven el que se denomina “Chicle”, una panacotta con salsa de frutos rojos, sobre la que se asientan arándanos, grosellas, frambuesas y moras naturales, y bolitas de merengue sabor chicle. El resultado es excelente.

"Chicle" del Restaurante Celia Jiménez

La cuenta ascendió a 114,2 euros e incluía dos menús degustación de cinco platos, dos botellas de agua de medio litro, una cerveza y una copa de tinto Ribera. Hay que tener en cuenta que se pagan 3 euros por comensal por el servicio de cubierto. Nos encontramos, claramente, en un restaurante con rango de precio alto con un precio medio de 13 euros para entrantes, 22 para pescados o carnes y 8 euros para los postres. Nos comentan que pidiendo a la carta las raciones servidas serian más abundantes.

 Mignardises gentileza de Celia Jiménez Restaurante

Con unos mignardises, pequeños dulces que se comen de bocado, termina nuestra visita al restaurante de Celia Jiménez. Una oportunidad de conocer la cocina de esta cordobesa que fue la primera andaluza en conseguir una Estrella Michelín -entre 2006 y 2008 en el Restaurante El Lago de Marbella- y que suma una opción de reconocido nivel para Córdoba. A la espera de la apertura de Noor de Paco Morales, establecimiento que esta generando también gran expectación, nuestra ciudad sigue aumentando su oferta y se posiciona cada día más como un destino gastronómico de interés.

Exterior del complejo Open Arena

No hay comentarios:

Publicar un comentario