30 abr. 2019

PUERTA SEVILLA: RESTAURANTE EN TIERRA DE PATIOS

Postrera, 51




Echábamos de menos contar nuestras experiencias gastronómicas y seguir dejando constancia de la actualidad y, al mismo tiempo, de la historia de la hostelería cordobesa.  Y para regresar a esta tarea el restaurante elegido es PUERTA SEVILLA. Actualmente da nombre a todo un grupo de hostelero, el Grupo Puerta Sevilla, liderado por la figura del empresario Alberto Rosales Arjona.

Tres establecimientos forman actualmente este grupo: La Posada del Caballo Andaluz, Taberna La Viuda y el Restaurante Puerta Sevilla. Como singularidad cabe decir que todos se encuentran en el mismo enclave, San Basilio -también conocido como el Alcázar Viejo-, posiblemente el barrio más ligado en Córdoba a la tradición de los patios. Antes que Puerta Sevilla, el grupo se llamó Marisquerías Cordobesas y contaba con otro restaurante, el Costa Sur en el barrio Sector Sur. El desaparecido Costa Sur fue probablemente, por historia y por nivel culinario, el restaurante más destacado del grupo hasta su desaparición. El testigo lo recogió sin duda el destino culinario protagonista de este artículo.


 Fachada exterior del restaurante Puerta Sevilla


El Puerta Sevilla abrió en 1999 ocupando un edificio que se apoya sobre la antigua muralla de Córdoba junto a la mismísima Puerta de Sevilla -es fácil adivinar el origen del nombre del restaurante-. Edificio muy reformado seguramente, pero que ha sabido conservar el más puro sabor a arquitectura popular cordobesa, ofrece exteriormente una amplia y blanca fachada con balcones, rejas y un par de los habituales faroles de las calles del casco antiguo de Córdoba. Y dentro de esta amplia fachada, una pequeña puerta sirve de acceso al restaurante. Tras el recibidor de la entrada, una arquería deja adivinar cual es, sin duda, el principal espacio del restaurante: su patio. Un tradicional patio cordobés enmarcado por la mencionada arquería y muros encalados repletos de macetas y plantas. Destaca la presencia también de un pozo que comparte espacio con las mesas destinadas a los comensales y un par de músicos de enlutado uniforme que amenizan la noche interpretando en piano electrónico piezas melódicas. Se adivinan un par de estancias más, pero nos consta, y no hay más que ver su página web, que hay un número mayor de espacios disponibles para la clientela. Y por supuesto, dentro de estos espacios no podemos olvidar la terraza situada en el otro extremo de la Puerta Sevilla y que con buen tiempo suele estar muy demandada.


 Patio del restaurante Puerta Sevilla


Nuestra visita es nocturna y la noche fresca, por lo que el patio permanece cubierto. Ocupamos nuestra mesa, que afortunadamente conseguimos aun yendo sin reserva, y comprobamos que habría la posibilidad de disponer de brasero -algo que ya habíamos visto por ejemplo en nuestra visita al Mesón de Juan Peña-, aunque en este caso no lo necesitamos. La música, la luz tenue de unos farolillos y el marco propio de un patio creaban un claro ambiente intimista y sugestivo con el que iniciamos nuestra cena.


Otras estancias que se adivinan en el Restaurante Puerta Sevilla


De la carta se encarga un equipo que dirige el cocinero cordobés Rafa Martínez. Formado en Córdoba, nos presenta una carta en la que el producto es el protagonista, con platos clásicos dotados de una cierta vanguardia y donde no falta el habitual apartado de recetas cordobesas.


Carta que este mes de abril presentaba el restaurante Puerta Sevilla



Para ir abriendo boca, la casa nos obsequia con un par de trozos de jugoso pescado en adobo. Para ser más exacto, se trataba de palometa o como se dice de toda la vida en mi casa, japuta.
 

 Mesas del Restaurante Puerta Sevilla



 Pan del restaurante


Y seguidamente el primer plato que habíamos pedido para compartir: “alcachofas confitadas a la montillana”. Realmente nuestra primera opción fueron las “alcachofas salteadas con vieiras del Cantábrico”, pero no tenían disponible esta preparación y nos ofrecieron esta otra opción que pasa por ser una receta típica cordobesa que nos encanta. Y sin embargo nos decepcionó en cierta medida ya que, a pesar de encontrarnos ante una alcachofa excelente y del buen sabor de la salsa, no encontramos suficientemente ligadas ambas partes. Desde nuestro punto de vista, faltaba que la salsa hubiera reducido con la alcachofa integrada de forma que esta tomará el sabor de la salsita. Lo corazones de alcachofa podrían romperse o deshacerse en este proceso y perder vistosidad, pero ganaría en sabor que es básicamente lo que echamos en falta.


Versión de las "Alcachofas a la Montillana" del restaurante Puerta Sevilla


Seguidamente el segundo plato a compartir: “panaché de verduras con almendras y salmorreta”. La “salmorreta” es una elaboración típica alicantina, una especie de sofrito hecho con tomate, ajos y ñoras que es base habitual de otros platos como los arroces. En este caso será la base del caldito que baña una mezcla de verduras entre las que destacan las zanahorias, judías verdes, puerros o calabacín. Dos rebanadas de pan y un par de espárragos verdes coronan esta especie de menestra con caldo que, esta vez sí, nos encanta.


 "Panaché de verduras" del Restaurante Puerta Sevilla


Y como platos principales, un pescado y un clásico cordobés. Empezando por este último, decir que nos referimos al “Flamenquín de jamón ibérico con patatas”. Después de probar muchos flamenquines, afirmamos rotundamente que probablemente se trate de uno de los mejores que podéis encontrar en la geografía hostelera cordobesa en su versión más tradicional. Nos lo presentan impecablemente cortado, lo que deja ver la perfecta espiral que forma el jamón y el filete de cerdo, éste fino y libre duras fibras. A ello sumamos un buen rebozado lo que resulta en bocados jugosos y de excelente sabor. Se acompaña de una ensalada, doradas patatas fritas y de un suave alioli.


 "Flamenquín de jamón ibérico" del Restaurante Puerta Sevilla


El segundo de los principales fue la “lubina del Coto de Doñana a la plancha con verduritas y zanahoria especiada”. Una vez más, destaca el producto. Un jugoso lomo de lubina con el adecuado cocinado en plancha que descansa sobre una cama de coloridos pimientos y zanahorias. Para decorar, y sobre todo para mojar, destaca el alioli de ajo negro de Montalbán.


 “Lubina del Coto de Doñana a la plancha" del restaurante Puerta Sevilla


Y llegados a los postres, habíamos divisado unas tartas que desde el principio nos llamaron la atención. Por ellas preguntamos y sin ver la carta de postres nos decidimos por dos de los postres caseros que nos describieron: una “mousse de capuchino y amaretto” y una tarta de chocolate blanco. Sencillamente sensacionales en ambos casos.


 "Mousse de capuchino y amaretto" del restaurante Puerta Sevilla



 
"Tarta casera de chocolate blanco" del restaurante Puerta Sevilla


No comprobamos si disponía de carta de bebidas, pero el suspenso es claro en lo que se refiere a la oferta de vinos por copas: Rioja o Ribera en tintos y un par de blancos si no recodamos mal. Degustamos el Ribera y el blanco afrutado que no sugirieron que no estaban mal en ningún caso, pero echamos de menos que pudieran ofrecernos otras opciones. Una botella de agua y un excelente pan completaron una cena que ascendió a 74,34 euros.

Tras el resultado de la noche, no queremos dejar de mencionar la buena labor del equipo de sala con Marta García como máxima responsable. Destacamos los tiempos adecuados entre plato y plato así como el trato amable y simpático de quienes nos atienden.

Aquí concluye lo que fue nuestra historia en Puerta Sevilla, seguramente uno de los restaurantes cordobeses mejor ambientados en la intimidad y belleza de un típico patio cordobés. Su diseño no contiene inspiración moderna, ni rehúye del tipismo y seguramente es de los que más se acerquen a la autenticidad de estos espacios típicos cordobeses. No podía ser de otra manera encontrándose en el corazón de la tierra de patios.


 Ambientación del restaurante Puerta Sevilla

7 mar. 2019

BALANCE SIBARITA CORDOBES 2018

Aunque algo más tarde de lo habitual -lo reconocemos- inauguramos una nueva temporada bloguera. Arrancamos como siempre con nuestro artículo balance del pasado año 2018.

El AÑO VII SIBARITA podemos calificarlo fundamentalmente como año de consolidación. Pocas aperturas, lo cual parece lógico tras años intensos de estrenos y saturación de ciertas zonas, escasos cierres y mantenimiento e incluso ligera mejora en los reconocimientos y distinciones que reciben los establecimientos de restauración cordobeses. El afianzamiento del Córdoba Califato Gourmet como evento culinario de repercusión nacional también suma en nuestra visión de consolidación general.

Imagen extraida de la página de Facebook del "Córdoba Califato Gourmet 2018"
 
Vamos a los datos. El año 2018, como decíamos, fue escaso en cuanto a aperturas reseñables. Destacamos las siguientes:

QURTUBAH (Céspedes, 8)

GOIKO GRILL (Gran Capitán, 26)

BOXER FOOD CORDOBA (Medina Azahara, 9)

AL GRANO “ARROCES Y MAS” (Plaza de San Pedro, 1)

TABERNA BAR SANTOS (Corregidor Luis de la Cerda, 85)

BODEGAS MEZQUITA RIBERA (Ronda de Isasa, 4)

Analizamos el listado.

Qurtubah se encuentra en la calle Céspedes, lugar hace unos años ajeno al mundo de la restauración, y hoy en pleno auge hostelero. Como todo el casco antiguo cordobés, el enclave parece ideal para ofrecer gastronomía mediterránea con clara influencia árabe. A pesar de lo propicia que resulta la ciudad para esta temática culinaria, adolece de este tipo de cocina de forma seria por lo que se agradece la apuesta.

En abril nacía la sucursal cordobesa de la cadena de origen vasco Goiko Grill, cadena de establecimientos “hamburgueseros” que, en plena expansión por España, recalaban en Córdoba para ofrecer, hamburguesas de calidad y guiños locales -un toque que por lo visto se busca en cada nuevo enclave-. Una inauguración por todo lo alto daba a conocer un local que pretende ponerse de moda. Ya veremos.

Y otra de hamburguesas. Nacidos el pasado 12 de julio, en Boxer Food se presentan como abanderados de la hamburguesa gourmet y la excelencia en la comida urbana y el “fast food”. En este caso, la apariencia se acerca bastante a la de muchas cadenas de comida rápida, aunque parecen tener pretensiones de ofrecer algo más. Bueno…, quizás merezca la pena acercarse a ver de qué va todo esto.

Tras mencionar estos dos establecimientos anteriores, y visto como esta de moda esto de la “hamburguesa gourmet”, nos hacemos unas cuantas preguntas. ¿Durará mucho esta moda? ¿Cuántas hamburguesas son realmente de calidad? Y ¿cuáles de estos establecimientos sobrevivirán? Tras esta reflexión, volvamos a las aperturas.

Parece que está costando la consolidación de la dirección de Plaza de San Pedro, 1. Tras el cierre de Blanco Enea y La Lagrima después -en unas líneas hablamos de ello- abría Al Grano “Arroces y Más”, una arrocería de aspecto informal que parece que está gustando y donde también encontraréis otros platos con producto del mar. Tiene muy buena pinta, así que se preparen porque el artículo en Sibarita Cordobés lo tienen casi asegurado y ahí veréis nuestras conclusiones.

No exenta de polémica ha estado la apertura de esta nueva dirección -quinta de la lista- donde se sirve la tortilla más famosa de Córdoba. No entramos aquí en si es una buena tortilla o no, tema que tenemos pendiente de abordar en nuestro blog de manera objetiva, pero no nos cabe duda de que estamos ante uno de los grandes iconos de la gastronomía cordobesa contemporánea. Dicho todo esto, los responsables de la cocina del Santos, y por tanto de la tortilla, en los últimos diez años, con el hostelero Francisco Palacios al frente, se han mudado a un local frente a la fachada sur de la Mezquita ante la imposibilidad de continuar en la anterior dirección por desacuerdo con la familia propietaria del local primitivo. Más espacio y misma tortilla, pero falta de tradición en esta nueva ubicación. Para colmo, en la primitiva dirección se siguen sirviendo tortillas como siempre se ha hecho. Los clientes podrán pensar que se trata de una nueva sucursal, pero realmente estamos ante negocios distintos. Se ha llegado a hablar de tribunales, por lo que no sabemos en que acabará toda esta historia. En cualquier caso, y mientras esto siga así, disfruten ustedes de la tortilla que quieran y donde quieran.

Por último, fue el 21 de diciembre pasado cuando se inauguraba el cuarto establecimiento de la enseña cordobesa Bodegas Mezquita. Extraña la alta concentración de esta marca en el entorno Mezquita-Ribera, pero la apuesta por el momento les es favorable. Alabamos la iniciativa, pero echamos de menos otro concepto de esta misma empresa como fue la del desaparecido Ziryab.

En cuanto a los cambios de ubicación, evidentemente que destacaba el siguiente:

RECOMIENDO (Mirto, 7)

En su nueva ubicación del Barrio de Mirabueno, ReComiendo gana fundamentalmente espacio, pero el concepto es el mismo y sigue funcionando como se comprueba tras alcanzar el sexto puesto a nivel nacional de los Traveller’s Choice 2018 del portal Trip Advisor.



Como indicábamos al principio, pocos cierres:

LA LAGRIMA (Plaza de San Pedro, 1)

Apenas una temporada duró La Lágrima. Perteneciente a los mismos dueños de La Tinaja -Paseo de la Ribera, 12-, no se consiguió consolidar este concepto más refinado. Apuntaba, pero … no pudo ser.

En cuanto al 2019, este se presenta de inicio con la petición formal que elevará el Ayuntamiento cordobés a la Unesco para que declare al salmorejo como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. La iniciativa preservaría un poco más esta receta inequívocamente unida a Córdoba e indudablemente supondría contar con otro foco de atracción turístico. En cuanto a las novedades en establecimientos, de momento conocemos la apertura del segundo restaurante del grupo Lateral Andalucía tras el de Málaga: será en Gran Capitán 29. Y por desgracia también hay que hablar de cierres conocidos como el de la veterana Taberna “El Gallo”. El fallecimiento de su propietaria a precipitado el final de este clásico tabernario.

En cuanto a eventos, de momento solo tenemos confirmada la fecha de la Cata del Vino Montilla-Moriles 2019, edición que tendrá lugar entre los días 25 y 28 de abril. Como el año pasado, aun no tenemos anuncio de fechas y participantes para el Córdoba Califato Gourmet.

Lo que si sabemos con seguridad, y por lo que nos alegramos, es que Córdoba cuenta con su primer restaurante con Tres Soles Repsol: se trata de Noor del cocinero Paco Morales que lo ha conseguido de manera fulgurante. Lo analizaremos con más detenimiento en el futuro artículo que dedicaremos a la Guía Repsol 2019

Llegamos al final de este primer post del 2019 agradeciendo las más de 8500 visitas que sumamos en 2018 y por las que casi rozamos las 75000 en toda nuestra vida bloguera. En cualquier caso, e independientemente del número de visitas, seguiremos con nuestra vocación de divulgación del mundo hostelero cordobés y de contar experiencias que os sean útiles. Gracias una vez más por leernos y os emplazamos para próximos y sibaritas contenidos. ¡Nos seguimos leyendo en Sibarita Cordobés!

30 dic. 2018

CORDOBA EN LOS BLOGS DE CRITICA GASTRONOMICA 2018


Un año más culminamos temporada “sibarita” con nuestro tradicional post dedicado a la repercusión de Córdoba en los principales blogs de crítica gastronómica. Apenas un puñado de artículos y, por tanto, un recorrido aún más menguante que el año anterior.




Empezamos nuestro repaso bloguero como lo hicimos el pasado año, es decir, con “Salsa de Chiles” de Carlos Maribona, que no suele fallar en esto de pasar por la Córdoba gastronómica y contárnoslo. En este 2018 regresó a Noor -ya estuvo en 2016- para contarnos su experiencia con el menú largo de la temporada dedicada a los Imperios Almorávides y Almohades. Además de la parte descriptiva, fotos incluidas, y otorgarle un claro sobresaliente, nos quedamos con un par noticias de interés: la apuesta por la bodega con la incorporación de la sumiller Paula Menéndez, procedente del triestrellado Aponiente, y el anuncio de ligeros cambios en el restaurante que incluirían la incorporación de un espacio anexo con tapas cordobesas. Estaremos atentos para ver en que se traduce finalmente.






Philippe Regol y su blog “Observación Gastronómica” siguen fieles a Córdoba y en este 2018 dejó reseña de dos visitas. Por un lado, la visita al restaurante Choco donde nos describe la evolución del establecimiento tras siete años desde su anterior visita y, por supuesto, nos cuenta como fue la degustación del “Menú Barrio Antiguo”, menú de 14 pases que se ofrece actualmente.


Y tras Choco, una vez más, y como pronosticábamos el pasado año, Philippe Regol repite en Noor, y ya van cuatro. Como en caso anterior de Carlos Maribona, se atreve con el menú largo que claramente disfruta tal como podemos deducir de un artículo que concluye otorgándole simbólicamente la segunda Estrella Michelín, que en su opinión merece.






Un clásico como El Churrasco fue protagonista de un artículo realizado por Eduardo Bueso para su espacio web, lugaresconestrella.com. Eduardo Bueso, ha escrito para las revistas gastronómicas Club de Gourmets y Buena Mesa, colaborador de la Guía Repsol y miembro de la Academia Aragonesa de Gastronomía. Desde 2015 está embarcado en la edición en papel y digital de “Lugares con Estrella”.

El pasado octubre nos relataba lo que fue su estancia en Córdoba, desde su estancia en el hotel Eurostars Palace hasta los restaurantes visitados: Bodegas Campos, Casa Luque y con más detalle El Churrasco.



Con esta última reseña cerramos artículo y despedimos 2018. Pero a la vuelta de la esquina nos volveremos a ver y leer con nuevos artículos donde compartiremos experiencias e historias del mundo gastronómico y hostelero cordobés. DESDE “SIBARITA CORDOBES” OS DESEAMOS UN PROSPERO Y FELIZ 2019!!




Si te ha gustado lo que has leído, pulsa G+1, un gesto que ayudará a que este artículo tenga mayor difusión y pueda llegar a más gente.

Y recuerda nuestros canales de información y contacto:

sibaritacordobes@yahoo.es