17 mar. 2018

COCINA 33: LAS APARIENCIAS ENGAÑAN…PARA BIEN

Paseo de la Ribera, 24



























No sabemos que tiene la Ribera para haber resultado tan brillante en lo gastronómico. Ya hemos hablado del resurgir de esta zona de la ciudad en anteriores ocasiones, porque ya son varias las escalas realizadas y no sabemos cuántas nos pueden quedar. Este trozo de la orilla norte del Guadalquivir y las calles aledañas acumulan establecimientos, estilos y ambientes diversos, resultando además atractivos en un porcentaje realmente sorprendente. Tanto es así, que cuando crees estar saliéndote el núcleo de mayor encanto te encuentras con COCINA 33, otro magnifico lugar donde comer.

Hablamos del proyecto ideado por el cocinero cordobés David Carrillo y la extremeña Gloria Santiago. Él en cocina y ella en sala, forman un tándem que funciona a la perfección o esa fue la impresión que nos llevamos. Un reloj con piezas perfectamente engranadas, algo que siempre es de valorar cuando visitas un restaurante. Si a ello le sumamos que te ofrecen la posibilidad de dar una interesante vuelta al mundo culinario sin moverte de tu silla, pues ganan todavía más puntos.


Ocupan el número 24 del Paseo de la Ribera, local pequeñito con una trayectoria muy ligada al mundo hostelero. Según nos dijeron, ya albergó hace muchos años la primera etapa del restaurante La Boca, ahora en la calle de la Feria. Apenas dispone de seis o siete mesas distribuidas en dos semi-alturas. Como vemos, ajustado en tamaño para que el trabajo de nuestra pareja protagonista no se resienta. Desde fuera, es algo difícil de definir, una especie de chiringuito o una izakaya quizás, no sabríamos decir. El interior despide un aire joven y urbano, con mobiliario a base de palets y elementos reutilizados, dando lugar a un estilo algo transgresor. Las paredes, originariamente blancas, se encuentran atestadas de dedicatorias escritas y firmadas a mano. ¡Ojo!, todo ello sin perder ni el orden ni la limpieza.


 Interior de Cocina 33

Una vez sentados, descubrimos una carta que, como antes anticipábamos, trae cocina de aquí y de allá.  De aquí, los más habituales como el salmorejo, las berenjenas con miel, el flamenquín y, sin haber un estofado, también encontramos el rabo de toro como protagonista de un par de elaboraciones. Y de allá, mucha presencia de platos y elaboraciones de origen asiático: samosas, gyozas, tatakis o fideos. Pero también cocina europea, representada por los risottos, la pasta o el parmentier, y americana, con platos como el ceviche y la entraña asada en otros. A continuación, os mostramos la carta al completo la cual se complementará con algunos platos fuera de carta presentados en la típica pizarra.







No tomamos vino y tampoco vimos de que carta disponen, de modo que no podemos daros información sobre este aspecto.

 



Éramos cuatro a la mesa y veníamos con ganas de probar cosas diferentes, algo que precisamente nos permite Cocina 33. Comenzamos con dos platos al centro que nos trasladaron culinariamente hasta Japón. Por un lado, las “Gyozas”, típicas empanadillas japonesas en forma de media luna, cocinadas normalmente al vapor o hervidas. En ocasiones se preparan a la plancha -yakigyozas- o se fríen como en este caso. El relleno era a base de pollo, verduras y jengibre, y estaba acompañado de especias y varias salsas destacando la teriyaki al centro.

"Gyozas" de Cocina 33


El otro plato que compartimos fue un “Tataki de pez mantequilla”. El tataki, como ya sabéis, son unos pequeños filetes de carne o pescado macerados y ligerísimamente marcados en la sartén que se sirven apilados unos sobre otros formando una fila. Lo del “pez mantequilla”, pescado habitual en los platos de nigiris o nigirizushi -tipo de sushi en el que se sitúa una tira de pescado sobre una masa de arroz alargada- es algo más difícil de explicar. No se nos ocurrió preguntar por el tipo de pescado para poder decíroslo con precisión, pero esta denominación designa a varios tipos de peces con textura blanda y color amarillento. Centrándonos en la elaboración de Cocina 33, este tataki de pez mantequilla venía acompañado de una salsa agridulce, alga wakame y manzana.

"Tataki de pez mantequilla" de Cocina 33


Y de Japón a casa, ya que el primero de los segundos que os contamos fue el “Flamenquín de ibérico y queso de oveja”. Seguramente, una elección poco arriesgada y que no se ajusta a lo que comentábamos de “probar cosas diferentes”. El caso es que fue inevitable que alguien acabará pidiendo uno de los clásicos cordobeses. A parte del queso de oveja, poca innovación más. La cuestión es que estaba rico.

"Flamenquín" de Cocina 33


Y de Córdoba a Norteamérica con el “Tataki de magret de pato al estilo yankee”. El magret no es otra cosa que la pechuga de un pato cebado, bueno, digamos … bien alimentado. En este caso se presentaba en tataki y con una salsa de sabor barbacoa. Sin duda, un ejemplo perfecto de cocina fusión.

 "Tataki de magret de pato al estilo yankee" de Cocina 33


Seguimos de viaje y ahora nos desplazamos al sur del continente americano con el “Vaciado de ternera asado en costra de especias”. No se especificaba que se tratara de ternera argentina, pero el “vaciado” es un corte especialmente apreciado por los argentinos. Carne jugosa y de buen sabor, con una capa exterior de especias para dar un cierto toque crujiente, que se acompañaba de patatas fritas y ensalada.

"Vaciado de ternera con costra de especias" de Cocina 33


Y de nuevo regresamos a Asía y concretamente a Tailandia con los potentes “Udon Bangkok”. Los udon -fideos con harina de trigo-, eran bastante gruesos y estaban acompañados de una salsa con curry, leche de coco, pimientos y lima. Estaba muy bueno, pero quizás no sea acto para todos los paladares por el grado de picante que tenían.

"Udon Bangkok" de Cocina 33


Finalizamos con tres postres. De elaborada y vistosa presentación, nos gustaron, pero sin causarnos el alto entusiasmo que supuso todo lo anterior. Los tres postres fueron el “Soufle de turrón y avellana”, la “Tarta de manzana al estilo 33” y “Viva el chocolate”, este último acompañado de helado de canela.

 "Soufle" de Cocina 33

 "Tarta de manzana" de Cocina 33

"Viva el chocolate" de Cocina 33


Destacaron positivamente un par de detalles más: el pan de cebolla y semillas de amapolas que nos sirvieron y la disponibilidad de cervezas artesanales cordobesas, en este caso de la marca “Bandolera”. Éstas están elaboradas en Algallarín, población del centro-este de la provincia, curiosamente muy ligada al mundo de la cerveza artesanal ya que aquí también nacieron las marcas Son y Turdetana.

 Cerveza artesana "Bandolera" de Cocina 33

La cuenta fue de 97,5 euros. Por tanto, comer en Cocina 33 nos puede suponer movernos en el entorno de los 25 euros por persona lo que nos parece un precio más que interesante teniendo en cuenta lo que disfrutamos con la comida, la excelente atención de Gloria, los equilibrados tiempos de espera y el agradable ambiente.

 Paredes con dedicatorias de Cocina 33


Está claro que “las apariencias engañan”. Así lo decía uno de los mensajes escritos en ese mosaico de mensajes que tapizaban las paredes. Cuando crees que lo bueno ha quedado atrás y te introduces en un lugar de imagen alternativa, no llegas a presagiar que estas ante un interesantísimo establecimiento en lo culinario, como así fue. Por cierto, que no pudimos evitar preguntar por el enigmático nombre de este negocio y parece ser que todo responde a que “33” era una especie de coletilla graciosa que utilizaban recurrentemente David y Gloria para sus conversaciones. A la broma se unieron ciertas connotaciones culinarias que encontraron relacionadas con este número y de ahí que todo cuadró para dar identidad a su restaurante. Hemos investigado y no hemos sido capaces de encontrar el significado gastronómico de este número, pero si esta claro que en Córdoba “Cocina 33” significa buena cocina y buen comer.

 Exterior de Cocina 33

30 ene. 2018

BALANCE SIBARITA CORDOBES 2017

Regresamos a la palestra bloguera y, como no podía ser de otra manera, lo hacemos con nuestro artículo balance del ejercicio 2017 que acabamos de dejar atrás.

El AÑO VI SIBARITA supuso continuar con la senda de crecimiento de los últimos tiempos, aunque algo más calmado una vez pasada la resaca -en el mejor de los sentidos- de la apertura del restaurante “Noor” de Paco Morales. Una apertura que sin duda fue todo un acontecimiento y que a buen seguro seguirá dando bastantes alegrías por la positiva inercia que generan las iniciativas innovadoras de este tipo. Córdoba se ha hecho plaza fuerte en lo gastronómico por combinar tradición e innovación y por su amplia y acertada oferta. Sin duda está pidiendo a gritos ser Capital Española de la Gastronomía, aunque no somos ni candidatos para 2019. Será cuestión de voluntad política, porque argumentos no faltan. Por cierto, la ciudad que ejerce este año de capital gastronómica es León.




Las novedades que se preveían a principios del pasado año eran escasas, como suele ser norma, pero finalmente podemos destacar un puñado de interesantes aperturas en 2017:

LA TABERNA DE ALMODOVAR (Benito Pérez Galdós, 1)

BODEGAS MEZQUITA (Cruz del Rastro, 2)

LA FUENTE 12 (Huerto de San Pedro el Real, 12)

LA LAGRIMA (Plaza de San Pedro, 1)

LA SASTRERIA (Puerta del Rincón, 17)

EL DIVAN BAR (María Cristina, 3)

LA LOLA (Romero, 3)

ERMITA DE LA CANDELARIA (Candelaria, 2)


De la lista, entresacamos varias conclusiones. En primer lugar, que hay locales con muchas vidas gastronómicas. Por ejemplo, el local de Cruz del Rastro número 2, que antes acogió a “La Regadera” y “El Aljibe”, ahora acoge el tercero de los establecimientos con la enseña de “Bodegas Mezquita”. Donde antes estaba “Blanco Enea”, uno de los cierres destacados del pasado año, ahora está “La Lagrima”. Y también, donde estaba “Caravasar” ahora está el mas informal “La Lola”, nuevo cambio de cara del “Grupo Cabezas Romero” para el número 3 de la calle Romero.

También queda claro que hay vida más allá del casco viejo. Así es, la temporada dejó un puñado de céntricas aperturas. “La Taberna de Almodóvar” era la primera, y precisamente una de esas escasas novedades anunciadas, y suponía ver llevada a la capital a la exitosa taberna nacida y crecida en Almodóvar del Río. “El Diván Bar” en calle María Cristina, pequeño espacio donde la comida mexicana es la protagonista. Y “La Sastrería”, con carta diseñada por Álvaro Salazar, joven chef linarense, aunque él y su familia siempre han estado muy vinculados a Córdoba, que ya luce una Estrella Michelin por el restaurante “Argos” en Mallorca.

Dos restaurantes más están incluidos en la lista. Por un lado, el discreto restaurante “La Fuente 12”, establecimiento ligado al negocio de alojamientos “La Fuente”, que abría en marzo pasado y que ha sido una de las gratas e inesperadas sorpresas de la temporada. Y por otro, “Ermita de la Candelaria”, nuevo proyecto del hostelero Javier Campos en el edificio que acogió una ermita del mismo nombre y que viene para convertirse en otro referente de calidad en la ciudad.



En lo que a espacios gourmet se refiere, destacamos la tienda abierta por una empresa salmantina dedicada a los productos del cerdo:

FAUSTINO PRIETO (Jesús María, 16)

Local bastante céntrico donde comprar, y también degustar, embutidos y buen jamón. Un tipo de negocio bastante más común en otras ciudades y que se echaba en falta en Córdoba. Felicitamos esta iniciativa, aunque resulta curioso que, teniendo una denominación de origen del cerdo ibérico en nuestra provincia y bastantes empresas dedicadas a estos productos, ninguna hubiera apostado antes por una idea similar. Decimos esto sin olvidar que, también en el centro de la ciudad, está la ya veterana tienda de la marca “Covap”, pero el enfoque de ésta es completamente diferente, configurándose como una tienda al uso.

Este año pasado tuvo también algunos cierres bastante notables. Esta es la lista:

BLANCO ENEA (Plaza de San Pedro,1)

TABERNA MESON EL COTO (Doce de Octubre, 5)

BISTRO VINOS SUIZA (Doña Berenguela, 16)

CARAVASAR (Romero, 3)

Destaca el primero de los cierres, el del reconocido “Blanco Enea”, que además supuso la marcha de su chef y propietario, José María González Blanco, a tierras del norte de Europa, concretamente a Noruega.

El pasado 2017 dejó también unos cuantos eventos y citas dedicadas al ámbito culinario.  Entre otros, un par de congresos: el “I Congreso del Cerdo Ibérico” celebrado en Pozoblanco y el “I Congreso Nacional de los Salmorejos”, éste segundo celebrado en la capital. Un año más, y como anticipo a las fiestas del mes de mayo, tenía lugar la “Cata del Vino Montilla-Moriles”, en octubre la cuarta edición del “Califato Gourmet” y en noviembre la feria “BIOCórdoba”. Nos felicitamos también por la consolidación del espacio de difusión gastronómica del periódico ABC. Nos referimos a la revista “Gurme”, que se presenta tanto en formato digital como en papel.

Este 2018, y entramos en el capítulo de previsiones para el presente año, ha nacido con la desgraciada noticia del fallecimiento de José García Marín. Pionero del mundo hostelero cordobés, que llevo a su restaurante “El Caballo Rojo” y al mismo tiempo a la ciudad de Córdoba a las cotas más altas dentro del sector de la restauración nacional. Descanse en paz este auténtico precursor del buen momento que vive la Córdoba gastronómica.

Por lo demás, tenemos confirmada la fecha de la Cata del Vino Montilla-Moriles 2018, edición que tendrá lugar entre los días 18 y 22 de abril. No hay anuncio, sin embargo, de fechas y participantes en lo que debería ser la quinta edición del Córdoba Califato Gourmet. Otras veces presentado anticipadamente en la Feria Internacional del Turismo de Madrid, FITUR, esperemos que solo sea un retraso en la presentación de este evento.

Prácticamente inexistentes las certezas de nuevas aperturas para este 2018 en el que nos encontramos, aunque si algún futurible que podría ser de interés. Por un lado, parece que en el ámbito del gobierno municipal se quiere retomar el proyecto de mercado gastronómico para el Pósito de La Corredera. Dicho lo cual, al tratarse de una iniciativa de impulso político tampoco pondremos elevadas esperanzas. Por otro lado, ha llegado a nuestros oídos la idea de un posible nuevo proyecto de Juanjo Ruiz más allá de la “Salmoreteca”. El asunto viene rondando desde hace tiempo, pero ¿definitivamente se hará realidad en 2018?

Así llegamos al final del primer artículo de la temporada. El pasado 2017 fue un año especial por alcanzar nuestro quinto aniversario y también por sumar nuestro artículo número 100, precisamente dedicado a uno de los grandes de Córdoba: “Noor”. Sumamos además 12000 visitas más, algo que es motivo de alegría y motivación para continuar contando experiencias y para seguir llevando información fresca sobre la Córdoba culinaria y hostelera. Gracias un año más por vuestro seguimiento y esperamos sumar novedades en este 2018 que sean de vuestro interés. El próximo artículo ya se está cociendo y os adelantamos que estará dedicado al interesantísimo restaurante “Cocina 33”. ¡Estad atentos y nos seguimos viendo en Sibarita Cordobés!

29 dic. 2017

CORDOBA EN LOS BLOGS DE CRITICA GASTRONOMICA 2017


Una vez más, cerramos el año en “Sibarita Cordobés” con nuestro artículo dedicado a la repercusión de Córdoba en los principales blogs de crítica gastronómica. Como veremos ahora, una temporada bastante más discreta si la comparamos con la anterior.



El año se iniciaba con la visita de Carlos Maribona a Córdoba con motivo de la entrega de los premios de la revista Gurmé, apéndice digital gastronómico del diario ABC en Córdoba. Como ya hemos mencionado alguna vez, Carlos Maribona es el autor de “Salsa de Chiles”, publicación online perteneciente precisamente al ABC. Durante esta visita recaló en el barrio de Santa Rosa, concretamente en el Restaurante Astoria -también conocido como Casa Matías-. Balance francamente positivo el que se desprende del artículo en el que se ensalzan sus platos de cocina tradicional. Os recomendamos su lectura donde se relata además la historia del establecimiento y de su fundador, Matías Montes.



NOOR sigue en todo lo alto, y la segunda temporada mereció de nuevo la atención de la crítica publicada. Y además se trató de blogs que repiten.


Como no podía ser de otra manera, estuvo Philippe Regol, responsable del blog “Observación Gastronómica”. Tercera visita ya y relato lleno de elogios. ¿Habrá más visitas en el futuro? Apostamos a que sí y os lo contaremos si así se produce.



También repite Jesús Trelis para “Historias con delantal”. Otro crítico que disfruta de lo lindo y que experimenta una clara inspiración “cuasi mística” en el restaurante que Paco Morales ha brindado a Córdoba. Leed el artículo, que merece la pena, y seguro que coincidiremos.



Y los últimos en repetir fueron “Los Gastrogatos”, blog de la sección Vanitatis del diario digital El Confidencial. Sin duda, el menos rimbombante de los tres artículos dedicados a Noor, pero con igual resultado global: calificación sobresaliente.





Dejamos Noor para recalar en el Córdoba Califato Gourmet, evento culinario de Córdoba y Andalucía que año a año se consolida. Para conocer como fue la edición de este 2017 os dejamos el completo y detallado post del blog de viajes “Narro Geographic”. Felicitaciones por esta crónica que os recomendamos.



Con este recopilatorio despedimos el 2017. Como siempre nos vemos en los buenos bares y restaurantes de Córdoba y, si os apetece también, en nuestro blog. Pasadlo muy bien en estos días y FELIZ 2018!!

17 dic. 2017

RECOMIENDO EN LA PRENSA NACIONAL TRAS ALCANZAR EL TOP TEN EN TRIPADVISOR





Desde su apertura en 2014, es un hecho que el restaurante RECOMIENDO acumula popularidad y también reconocimientos que paulatinamente van cayendo, uno tras otro, desde el ámbito de la crítica gastronómica.

Primero fue en la Guía Repsol, después en la Michelin y ahora en la exclusiva lista de “los mejores restaurantes de lujo de España” que recientemente ha dado a conocer el portal de Internet TripAdvisor. Y es que, como cada año, esta página web de opiniones daba a conocer hace unas semanas este cada vez más prestigioso listado, con la buena noticia para Córdoba al incluir ReComiendo, el establecimiento de Periko Ortega.

Entrar dentro de los diez primeros no deja de ser una autentica sorpresa, no porque no se trate de un excelente restaurante, que para nosotros lo es, pero teniendo en cuenta la “liga” en la que se juega, y permítanme la expresión, no deja de ser algo tremendamente complicado. Solo por poner un dato: si Recomiendo ocupa el puesto diez, cerrando la lista, nada menos que un “triestrellado” por la Michelin como DiverXo de David Muñoz, con todo lo mediático que ha resultado ser este restaurante en los últimos tiempos, ocupa justo el puesto anterior, es decir, el noveno. Esta es la lista completa:

1 – Martin Berasategui (Guipúzcoa)
2 – El Celler de Can Roca (Girona)
3 – Azurmendi (Vizcaya)
4 – Es Calo Restaurant (Formentera)
5 – Disfrutar (Barcelona)
6 – La Vieja Bodega (La Rioja)
7 – Uma (Barcelona)
8 – Dstage (Madrid)
9 – DiverXo (Madrid)
10 – ReComiendo (Córdoba)

El logro del restaurante cordobés fue noticia, lógicamente, en la prensa local, pero es que además su nombre, aunque fuera solo para enumerar la lista, ha aparecido en numerosos medios de comunicación nacionales: ABC, EiTB, ELLE o Expansión.

Quizás, el desarrollo más elaborado de la noticia lo hizo el diario económico Expansión (http://www.expansion.com/fueradeserie/gastro/album/2017/10/18/59e73dcb22601ded338b456b_10.html) en su versión digital. Dentro de su apartado “Fuera de Serie”, hizo un recorrido por cada uno de los restaurantes del “top ten” y por su puesto no faltó la reseña dedicada a ReComiendo.



Si te ha gustado lo que has leído, pulsa G+1, un gesto que ayudará a que este artículo tenga mayor difusión y pueda llegar a más gente.

Y recuerda nuestros canales de información y contacto:

sibaritacordobes@yahoo.es

30 nov. 2017

ESCAPADAS SIBARITAS: RECORRIDO PRIMER SEMESTRE 2017

Regresamos a nuestro repaso de “escapadas sibaritas” con la visita al restaurante del chef cordobés Manuel Urbano en Madrid y un par más de propuestas interesantes más allá del ámbito cordobés. 


Venta Esteban
Jerez de la Frontera – (Cádiz)
















Nuestra primera visita nos lleva hasta Jerez de la Frontera. Teníamos comida en grupo y alguien recomendó la “Venta Esteban”, un establecimiento tremendamente popular en esta localidad. El nombre ya nos llama la atención, ya que el término “venta” asociado al nombre de un bar o restaurante es bastante común por la zona. Aunque utilizado en el pasado en buena parte de la geografía española para designar negocios normalmente situados en las afueras de las poblaciones, junto a carreteras o caminos, y que ofrecían comida y alojamiento, se podría decir que hoy, apenas Sevilla, pero especialmente Cádiz, mantienen la tradición de llamar así a algunos de sus restaurantes.

Negocio familiar llevado por varios hermanos, los hermanos Ballesteros. Entre ellos está Esteban, que por su popularidad entre antiguos clientes, cuando trabajaba en otras ventas, acabó por dar nombre al establecimiento abierto junto con sus hermanos hace más de treinta años.

Ocupa un local bastante amplio, con varios salones, totalmente llenos el día de nuestra visita, donde se ofrece, como era de esperar, cocina tradicional española. Destacan lo andaluz y las referencias gaditanas en producto y recetas, con pescados y mariscos de sus cercanas costas, el vacuno Retinto y los vinos generosos de Jerez. Platos sabrosos y bien servidos en cantidad, ambiente acogedor, buen servicio en sala y precios bastante equilibrados, hacen de este restaurante un lugar totalmente recomendable. Multitud de famosos han pasado por la “Venta Esteban” como queda patente por las fotografías de éstos que adornan algunas de sus paredes, pero lo más importante es que es referencia para los propios jerezanos que lo tienen entre sus lugares de visita habitual, que lo utilizan para sus celebraciones y que en fines de semana y épocas festivas hacen necesario reservar con antelación para evitar sorpresas.

 Tortillitas de camarones de la Venta Esteban


Ribera Navarra
Madrid


















Y de Jerez a Madrid para daros a conocer un pequeño restaurante, que pasa bastante desapercibido por su localización -una calle poco transitada del céntrico barrio de Chamberí-, aunque creemos que los amantes del buen cocido madrileño deben conocerlo bien. En este caso, su nombre dice muy poco en este sentido y si más por una cierta predilección por la cocina y el producto navarro. Efectivamente, las verduras sobresalen por su presencia: espárragos, setas, alcachofas, o como en nuestra última visita, un espectacular tomate que sirvió para crear una sensacional ensalada únicamente añadiendo ventresca y cebolla fresca. En la carta también encontraremos carnes y pescados, pero en cualquier caso con el producto de temporada siempre como protagonista.

Y después está su magnífico cocido madrileño. Algo por lo que son más conocidos que por todo lo mencionado anteriormente. Según nos contaron, probaron a hacerlo, gusto mucho entre los clientes y en poco más de dos años se ha convertido en su plato estrella. Servidos con los tradicionales tres vuelcos -sopa, garbanzos más verduras y carnes-, aunque una vez allí podemos cambiar el orden o pedir que se sirvan a la vez o lo que queramos. Más que sobrado en cantidad -y se puede repetir también- y a un precio de 22 euros por persona que resulta muy competitivo respecto a otros establecimientos especializados. A nosotros nos encantó y hemos repetido y llevado a amigos. Avisamos que conviene reservar e indicar que tomaremos cocido, aunque seguramente ya os preguntaran ellos.




Cocido madrileño completo de Ribera Navarra


La Malaje
Madrid


















Como siempre, tratamos de buscar la referencia a Córdoba en nuestras escapadas y en esta ocasión la encontramos en Madrid y más concretamente en el céntrico barrio de Tirso de Molina. Allí abría a comienzos de 2016 “La Malaje”, restaurante donde ejerce el joven chef cordobés Manuel Urbano. Anteriormente había trabajado en “Sacha”, establecimiento de renombre en la capital, para seguidamente probar como empresario junto a par de socios más precisamente con este lugar del que os hablamos. Uno de los socios, por cierto, el popular “Chechu” de la mítica serie de televisión “Médico de familia”. Nos referimos, claro está, al actor que lo interpretaba, Aarón Guerrero, que desde hace un tiempo ejerce más de empresario gastronómico y que en esta aventura también oficia de jefe de sala. En nuestra visita, lo vimos de refilón, casi cuando nos íbamos, pero efectivamente, ahí estaba. Más allá de lo anecdótico, nos encontramos ante un establecimiento que se ha hecho hueco rápidamente, con éxito de público y crítica. Para esta última, y sin ir más lejos, ya era restaurante “Recomendado” por la Guía Repsol 2017, calificación que mantiene en la edición 2018, y que ahora amplia también luciendo “vajilla” en la Guía Michelin 2018.

Con esas dos caras que tanto se llevan ahora para los negocios de hostelería, la seria y la informal -en barra-, lo cierto es que se come bien. Cocina que tiene su punto innovador, aunque a nosotros nos gusta, sobre todo, aquello que tiene que ver con la cocina tradicional a la que se da algún toque curioso y simpático -no olvidamos la tradicional ensaladilla rusa con camarones fritos que allí probamos-. Sumemos a todo esto, una declarada inspiración en la cocina andaluza -también en la ambientación del local- con claras alusiones a lo cordobés, y no solo en los platos de la carta, sino también en el aceite de oliva o los vinos.

Sin duda una sorpresa agradable, por encontrar un poco de Córdoba más allá de Córdoba. Y por ver como un cocinero cordobés lo hace bien. 

 Ensaladilla de La Malaje

Con La Malaje cerramos este pequeño recorrido en propuestas gastronómicas. Si queréis ver en detalle todas nuestras escapadas podéis consultar nuestros canales en Tripadvisor y 11870.


Si te ha gustado lo que has leído, pulsa G+1, un gesto que ayudará a que este artículo tenga mayor difusión y pueda llegar a más gente.

Y recuerda nuestros canales de información y contacto:

sibaritacordobes@yahoo.es