28 mar. 2020

BALANCE SIBARITA CORDOBES 2019


Ya estamos de vuelta en Sibarita Cordobés. Arrancamos en unas fechas muy complicadas como ya sabéis, pero no perdemos las ganas y fieles a nuestras costumbres lo hacemos con nuestro tradicional balance del pasado ejercicio.

Tras unos últimos años de consolidación y crecimiento contenido, el 2019, AÑO VIII SIBARITA, ha sido un año de mayor impulso en el crecimiento y de noticias positivas. Aperturas de proyectos muy serios, llegada de importantes grupos de restauración, nuevos reconocimientos en guías gastronómicas y consolidación de eventos culinarios. También algunas perdidas irreparables, como veremos más adelante, pero el balance global nos parece positivo.

Como decíamos, el 2019 ha sido prolífico en aperturas, quizás por encima de los años anteriores o esa impresión tenemos, aunque sobre todo cabe resaltar la calidad como lo más destacado de la temporada. Y si hablamos de zonas de la ciudad, una vez más La Ribera y María La Judía albergaron alguna apertura de interés, aunque sin duda fue la zona centro el área que acumuló mayor numero de novedades destacadas. Vamos con nuestra selección:

LATERAL (Gran Capitán, 29)

TERRA OLEA (María La Judía, 14)

EL INVERNADERO (Paseo de la Victoria, 3 -Mercado Victoria-)

LA CASA MANOLETE BISTRO / A FLOR DE PIEL (Cervantes, 10)

EL EQUILIBRISTA (Ronda de Isasa, 10)

TABERNA CASA GLOBO (Puerta de Almodóvar, s/n)

SIBUYA URBAN SUSHI BAR (Gran Capitán, 37)

EQUIS NEOTASCA (Claudio Marcelo, 6)

NANITA BAR (Ronda de los Tejares, 16 -Pasaje Rumasa-)

Entramos algo más en detalles.

Lo adelantamos en nuestro artículo balance del pasado año como una de las inmediatas aperturas que traería el inicio de 2019. Pero estábamos equivocados y siendo fieles a los datos exactos, “Lateral Córdoba” abrió sus puertas en los últimos días del 2018. La cuestión es que no queríamos dejar atrás nuestra referencia a este establecimiento que supone el desembarco del Grupo Lateral en Córdoba. Un grupo, cuyo núcleo de restaurantes está en Madrid donde nació allá por el año 1997, que está en pleno proceso de expansión y que ha traído a nuestra ciudad un establecimiento que destaca a primera vista por su decoración y que ofrece, gastronómicamente hablando, una carta moderna en elaboraciones y presentación de éstas, pero basada fundamentalmente en lo más conocido de la cocina española con toques internacionales.

En competición continua con Ronda de Isasa y el entorno de la Ribera, la calle María La Judía alberga una vez más un restaurante de éxito. Nos referimos a “Terra Olea” de la mano del chef carteyano Paco Villar. Propone cocina tradicional renovada y renovación continua de su carta. Sin duda está apuntado en nuestra agenda de visitas para ofreceros nuestra crónica en cuanto sea posible.

Regresamos a la zona centro con “El Invernadero”. Supone dotar al Mercado Victoria de un restaurante auténtico más allá de la zona de puestos. Por encima de todo, es una opción más dentro de la oferta del mercado que nos permite sentarnos y tener un servicio de sala, ofreciendo una carta diversa en procedencias y menús tematizados de enfoque internacional.

Hacía tiempo que vaticinábamos un importante proyecto gastronómico de la mano de Juanjo Ruiz, al que inevitablemente asociamos con el salmorejo y sus proyectos relacionados con este plato: el efímero pero exitoso “Umami”, del que ya han pasado unos años y aún se le recuerda, y “La Salmoreteca”, un “gastropuesto” presente en unos cuantos mercados gastronómicos. Con la doble apertura del lujoso “La Casa de Manolete Bistró”, y el más informal “A flor de Piel”, redescubrimos a este chef, cordobés de adopción y vocación, que nos muestra sus capacidades más allá del emblemático salmorejo y de paso permite poner en valor un edificio histórico en Córdoba: la antigua casa del mítico torero Manolete. Lo último es el primer premio en el concurso nacional “El Mejor Rabo de Toro de España” organizado por Ruta Sentero -Bodegas Pagos del Rey- por su receta de rabo de toro tradicional. ¡Enhorabuena!



Y si antes hablábamos de una apertura destacada en María La Judía, ahora, como no, hablamos de una apertura de interés en la Ribera. “El Equilibrista” supone la vuelta a la palestra del hostelero Antonio Cruz y el cocinero de origen francés Gregory Lalande tras el proyecto “La Antigua” primero en Reyes Católicos y luego en Gran Capitán -antiguo local de Gaudí-. Espacio decorado con gusto y carta quizás muy del gusto foráneo.

“Taberna Casa Globo” viene a ocupar el espacio dejado por la Taberna Casa Salinas, establecimiento tradicional del entorno de la Puerta de Almodóvar que hacía tiempo que se encontraba cerrado. Supone el segundo negocio de los mismos dueños de “Globo”-zona del Brillante- y ofrece una carta basada en el recetario tradicional, aunque, con vocación más refinada en producto y presentación, en línea con su restaurante hermano.

Regresamos a la avenida Gran Capitán con otro proyecto que supone el desembarco de otro importante grupo de restauración en Córdoba. En este caso hablamos del Grupo Sibuya que en septiembre pasado inauguraba su decimosegundo “Sibuya Urban Sushi Bar” -unos cuantos más han llegado más tarde al territorio nacional-. Un concepto de elegante ambientación con una moderna y vistosa cocina “japofusión” que ha sabido ganarse en Córdoba, como en otros lugares, el favor del público.

Si el pasado año hablábamos de “Al Grano”, como prometedora apertura, este año toca hablar de “Equis Neotasca”, segundo proyecto del mismo equipo. Ni mucho menos es una sucursal, sino otro concepto completamente diferente con platos más informales, mucha cocina del ancho mundo y mucha informalidad. Por cierto, ocupa el lugar en que antes estuvo “Agua de Mayo” y antes aún “Mantequería El Pensamiento”. Veremos si arraiga algo más.



Abríamos en la zona centro y en el centro terminamos. “Nanita Bar” abría sus puertas a finales del pasado 2019 y al mismo tiempo se erigía como una de las sensaciones de todo el año. El bar de Paco Morales y su pareja, Mariana Tapia, constituye un concepto asequible a mucho más público y bolsillos que permite conocer la cocina más informal del chef cordobés y constituye un nuevo polo de atracción para el cordobés y quienes nos visitan. Fue protagonista de nuestro último post en la pasada temporada de modo que aquí tenéis el enlace a “Nanita: cocina informal by PacoMorales”.

Dejamos un par de apuntes en cuanto a cambios de ubicación:

TABGHA (San Felipe, 15)

CASA PEPE SANCHIS (Virgen de los Dolores, 2)

Siempre es interesante acordarse de “Tabgha”, proyecto “gastrosocial”, que deja el local que ahora ocupa precisamente “Nanita” para trasladarse al local en el que hace años estuvo “Ziryab”, la desaparecida taberna gastronómica del grupo Bodegas Mezquita. Un lugar igualmente céntrico, pero mucho más visible a la clientela.


 Tabgha en su nueva dirección de San Felipe, 15

Finalmente, la arrocería “Casa Pepe Sanchís” ganaba fundamentalmente más espacio trasladándose unas cuantas decenas de metros hasta la ubicación que ya dimos a conocer en nuestra penúltima visita “sibarita” del pasado 2019: aquí el enlace a “Casa Pepe Sanchís: suerte dearroces en Córdoba”. Lo dicho, más amplitud para igual calidad y éxito.

Y este año si, cierres ciertamente destacados y que se han cebado con el tabernario más tradicional de Córdoba:

TABERNA EL GALLO (María Cristina, 6)

TABERNA JURAMENTO (Juramento, 6)

MESON DE JUAN PEÑA (Doctor Fleming, 1)

BAR JORMAN (Alonso de Burgos, 5)

Todos son cierres que lamentamos, gastronómicamente hablando, porque son parte de la historia de la hostelería tradicional cordobesa. Especialmente tristes han sido los debidos a fallecimientos como el de la copropietaria de “El Gallo” o el de Juan Peña Aguilar a los 73 años que ha supuesto la desaparición del "Mesón de Juan Peña" el cual hemos visitado en varias ocasiones y que supuso una de las primeras entradas en nuestro blog.

En el apartado de eventos, tuvo lugar la sexta edición del "Córdoba Califato Gourmet". Desarrollado los días 15 y 16 de octubre con un amplio programa de actividades -Califato InTthe Street, conferencias, cena de gala y show cooking- y que contó un año más con la participan de importantes chefs de dentro y fuera de Córdoba.

Y el año terminaba con una gran noticia: la segunda Estrella Michelin para "Noor" de Paco Morales. Algo que ya veníamos anticipando casi desde la concesión del primer astro y que aúpa al chef cordobés a un nivel ciertamente privilegiado. De rebote, y junto con la estrella que renueva una ocasión más Kisko García y su "Choco", coloca a nuestra ciudad como destino gastronómico de referencia por su alta cocina. Y quien sabe si a futuro brillarán más astros de estos cocineros o de los que siguen creciendo paralelamente. De momento, Celia Jiménez alcanza la categoría de Bib Gourmand con "Avío".

Solemos terminar este primer artículo hablando de expectativas para el nuevo año, pero el 2020 se nos ha torcido a todos como ya podéis suponer. Como el pasado año, llegamos algo tarde ya que tradicionalmente este primer post se publicaba en enero. En ese mes las expectativas hubieran sido las de la normalidad: previsión más o menos optimista respecto a nuevas aperturas, reconocimientos o consolidación de negocios. Ahora, sin embargo, mientras escribimos estas líneas, la pandemia y la consecuente crisis sanitaria mundial que vivimos nos hacer tener la impresión de vivir un histórico cataclismo social de impredecibles consecuencias para todos los ámbitos, el personal de cada uno de nosotros y el global. Desde este modesto blog solo podemos mostrar esperanza en que podemos superar este difícil momento y desearos todo lo mejor. Ojalá nos encontremos pronto en un nuevo artículo, que será señal de normalidad y de que lo peor ha pasado. De momento, #QuedateEnCasa.


21 dic. 2019

NANITA: COCINA INFORMAL BY PACO MORALES

Ronda de los Tejares, 16 -Pasaje Rumasa-




En el corto espacio de un mes, la cocina de Paco Morales volvió a ser protagonista y por partida doble. Lo más reciente, el 20 de noviembre, la concesión de la segunda Estrella Michelin para Noor, su restaurante de moderna cocina andalusí. Un auténtico hito para el cocinero cordobés y al mismo tiempo para una ciudad como Córdoba que prolonga una autentica época dorada para el sector hostelero. Menos de un mes antes, y lo que en este artículo nos ocupa, se producía la apertura de NANITA, el segundo establecimiento de la marca Paco Morales para su ciudad.

Para conocerlo nos trasladamos al céntrico Pasaje Rumasa. Aquí abría Nanita sus puertas el 28 de octubre ocupando el espacio que había dejado unos meses antes el proyecto gastronómico y solidario Tabgha para trasladarse a la nueva dirección de San Felipe, 15. Nanita linda igualmente con otro ilustre restaurante cordobés: Pic-Nic. Con este panorama vecinal, nace este nuevo restaurante bastante alejado de su predecesor y del mencionado vecino colindante.


Mesas altas en Nanita

Si en nuestro anterior artículo dedicado a la arrocería Casa Pepe Sanchís, hablábamos de un espacio donde la ambientación no tiene especial protagonismo, ahora nos toca decir todo lo contrario, ya que ésta se erige como uno de sus puntos fuertes. Lugar moderno, luminoso y sofisticado por momentos. Blancos y maderas predominan, con detalles decorativos en negro y dorado, y evidentes toques naturalistas. Nada más entrar, y si miramos a la derecha, nos encontramos las mesas del teórico comedor mientras al frente y la izquierda se encuentra una siempre concurrida barra y algunas mesas y sillas altas. Se podría hablar de dos ambientes fusionados para degustar una misma cocina y donde ocupar un sitio u otro es una simple cuestión de oportunidad: dependerá de nuestro día y hora de llegada, de paciencia, si queremos esperar para ocupar un sitio concreto, o de la disponibilidad si hemos tenido la precaución de hacer una reserva previa. Nosotros -éramos dos comensales- así lo hicimos.

En apenas unos días desde la apertura, se constatan llenos absolutos. La apertura ha causado sensación y podríamos calificarlo como la apertura del año junto a los restaurantes de Juanjo Ruiz en la igualmente céntrica Casa de Manolete.

 Mesas e interior en Nanita

Nanita se presenta con una carta no especialmente extensa. Ésta se estructura en cinco bloques donde arrancaríamos con los “bocados pequeños”: platitos o tapas sugerentes pensadas para degustar individualmente y con las manos. En un formato algo mayor, ideales para compartir entre dos comensales, se disponen carnes, platos del mar y los llamados “Nanita Style”. Y por último tendríamos los postres que indistintamente podemos compartir o tomar en solitario. Sin duda hay un definido enfoque al producto -ostras, burrata, la gamba blanca, la ternera gallega- y al recetario castizo español -bravas, bocadillo de calamares, croquetas, callos-. No faltan las notas cordobesas -mazamorra, salmorejo o el “sorbete de naranja,PX y AOVE- y algún guiño a la cocina de ultramar -milanesa de ternera o el helado de dulce de leche-.

Dispone de una amplia carta de vinos que destaca por la variedad de tipos y procedencias. La cerveza de la casa es de la marca Alhambra.

Carta de Nanita tras la apertura en 2019


Atiende personal muy joven, pero profesional y con ganas de agradar. Destaca el buen hacer y organización de su jefa de sala que además nos asesora y aclara todas nuestras dudas con alguno de los platos.

 Cesta de pan -incluye láminas de pasta de arroz prensada y frita- en Nanita


Cervezas en Nanita

Tras estudiar la carta, intentamos hacer una selección que sea muestra de lo que ofrece la carta, aunque prácticamente todo es sugerente e invita a ser probado. De entre los “Pequeños bocados”, probamos el “Bollo preñao con chorizo y huevo de codorniz frito”, el “Mini-maiz brasa con praliné de avellana y chiles secos” y por último el “Bocatín de calamares con mahonesa de limón”. Disfrutamos con los tres, pero recomendamos especialmente los dos primeros: el contundente y asturiano “bollo preñao” y el sorprendente, e inesperado, buen sabor del mini-maiz.

 “Bollo preñao con chorizo y huevo de codorniz frito” de Nanita


 “Bocatín de calamares con mahonesa de limón” de Nanita


“Mini-maiz brasa con praliné de avellana y chiles secos” de Nanita


De los platos “Nanita Style” probamos las “Bravas Nanita con ajo y salsa de tomate picosa” y la “Mazamorra de almendra, naranja, arrope y nieve de queso de oveja”. Correctas las bravas, sin más, y mucho mejor la mazamorra, de toque cítrico.

 “Bravas con ajo y salsa de tomate picosa” de Nanita


“Mazamorra de almendra, naranja, arrope y nieve de queso de oveja” de Nanita


Como plato más principal pedimos el “Lomo bajo de rubia gallega con pimientos del piquillo y patatas fritas”. Carne con cuarenta días de maduración -según nos indican- que, con el punto de cocinado perfecto -poco hecho pedimos y merece-, fue una auténtica gozada.

 “Lomo bajo de rubia gallega con pimientos del piquillo y patatas fritas” de Nanita

Finalizamos con un postre sensacional: el “Helado de dulce de leche con su crema y flan roto”. Sin duda, un guiño de la carta a tierras sudamericanas del que tememos un carácter extradulce que sin embargo resulta en un postre perfectamente equilibrado. De lo mejor de la noche.

"Helado de dulce de leche con su crema y flan roto” de Nanita


La cuenta fue de 63,4 y, además de los platos mencionados, la completaban tres copas de cerveza, un té y los servicios de pan. La media por comensal se moverá por tanto en el entorno de los 30 euros, en una relación calidad-precio equilibrada.

Sería injusto concluir este artículo sin mencionar el nombre de Mariana Tapia, pareja de Paco Morales, y persona con la que comparte proyectos gastronómicos como este que nos ocupa. Cordobesa, de Argentina, ejerce de jefa de sala en el restaurante Noor, labor por la que recientemente ha recibido el premio nacional 2019 concedido por la Asociación de Jóvenes Restauradores de España. En esta ocasión, Mariana se hace partícipe del interiorismo del local que a ella se debe en gran medida -según ha manifestado a los medios- dando sus aportaciones y gustos decorativos, pero además adquiere un protagonismo especial ya que Nanita es el sobrenombre familiar de la propia Mariana.

Dejamos un lugar completamente lleno, cuyo planteamiento desenfadado y frescura le ha hecho convertirse en poco tiempo en lugar de moda. Ese planteamiento nos recuerda a ideas que ya desarrolladas por Paco Morales con anterioridad y que conocemos en este blog de primera mano. Nos referimos al desaparecido Al Trapo -Hotel De las Letras en Madrid- y que descubrimos allá por 2014. En el madrileño establecimiento se fusionaban espacio de estética actual y simpática con cocina informal, pero de calidad y estilo propio. La diferencia fundamental radica en la orientación mucho más internacional y de fusión de la cocina de Al Trapo frente a la versión mucho más españolizada y local de Nanita. Todo esto sin descartar una evolución que propicie el aventurarse en un mayor atrevimiento con platos de aires más foráneos. La cuestión es que el concepto ha recalado ahora en Córdoba y Paco Morales lo firma en otro año absolutamente inolvidable para su carrera profesional y para nuestra ciudad.

Exterior de Nanita

12 dic. 2019

CASA PEPE SANCHIS: SUERTE DE ARROCES EN CORDOBA

Avenida Virgen de los Dolores, 2





 

















Córdoba, lugar agraciado en tantas cosas, lo es también gastronómicamente al contar con platos que son emblema y excusa para su visita y disfrute. Pero la buena suerte es caprichosa y se alía con nuestra ciudad al contar, desde hace un buen puñado de años, con un vecino muy especial, culinariamente hablando. Nos referimos a José Sanchis Llorens, valenciano, de Manises para más señas, cuyo experto trabajo en arroces desarrolla con su familia en la arrocería CASA PEPE SANCHIS. De este modo, y añadido a nuestro granito, de arroz en este caso, a través del Perol Cordobés, más popular a nivel local, nuestra ciudad se convierte en referencia nacional e internacional por un plato bastante alejado geográficamente como la Paella Valenciana y los arroces en paella en general. Justificación que sumamos para la visita del turista y por supuesto para el disfrute de los propios cordobeses.

 Exterior de Casa Pepe Sanchís

El buen trabajo es constatable degustando la comida de esta casa, pero bien es cierto que la fama del establecimiento le ha llegado en los últimos años de la mano de los premios -mejor paella del mundo en 2016 y varios pódiums en el prestigioso Concurso Internacional de Paella de Sueca- y de su presencia en el portal de la asociación Wikipaella, iniciativa cultural independiente que divulga y promueve los valores de los arroces y del emblema gastronómico de Valencia: la paella. Esta guía online pone en valor lugares de todo mundo donde se elabora una auténtica paella valenciana de calidad, con una alta presencia de establecimientos de la Comunidad Valenciana, pero contando también con restaurantes en Estados Unidos, Colombia, Italia, Holanda, Alemania y ya en España, principalmente en Madrid, pero también en Murcia, Cuenca, Jaén y por su puesto en Córdoba con Casa Pepe Sanchís.

La dirección actual es el resultado un reciente cambio de domicilio que les ha supuesto moverse unas cuantas decenas de metros en la misma vía, la moderna Avenida del Aeropuerto, enclave donde vienen sirviendo sus arroces desde hace años. Como curiosidad, la localización exacta que ahora ocupan los ha llevado hasta hacer esquina con la llamada calle Virgen de los Dolores, lo que a su vez les ha acercado casualmente a un bar mítico: La Cigala del Sur. Un establecimiento de barrio que goza de gran popularidad entre los cordobeses por sus espectaculares flamenquines, pero eso es otra historia.

 Detalles del interior de Casa Pepe Sanchís

A pesar de la gran afluencia de comensales y de llenos habituales, especialmente los fines de semana, la arrocería muestra aun esa pátina de los sitios nuevos. No pretenden ganarnos por el espacio en sí, que no destaca especialmente ni por su innovación en la decoración ni por una llamativa ambientación. Pasa por ser un espacio suficientemente amplio, luminoso y funcional. Solo podríamos destacar unos cuantos detalles que nos recuerdan a paisajes valencianos, sus tradiciones y fiestas, y como no el mundo del arroz y las paellas.

 Más detalles de la decoración de Casa Pepe Sanchís

Abierto al público únicamente en horario de comida, realizar una reserva es una cuestión esencial, especialmente en fines de semana y días festivos. En nuestro caso, llegamos con alguna anticipación, cuando no son muchas las mesas ocupadas, pero el lleno en salones y terraza acabará siendo absoluto -y con gente esperando- para cuando nos marchamos. 

Es costumbre en este tipo de establecimientos especializados en paellas y arroces el indicar anticipadamente el tipo de arroz que se desea degustar. Se trata de garantizar una mejor organización en cocina y un mejor servicio al cliente. Casa Pepe Sanchís sigue esta práctica de la que nos avisaron al realizar la reserva. Hasta la misma mañana del día tu visita puedes indicar el tipo de arroz que tomarás. 

 Servicio de mesas en Casa Pepe Sanchís

Os mostramos a continuación unas imágenes de la carta extraídas de la página web del establecimiento. Solo mostramos la parte dedicada a los arroces, la auténtica especialidad de este restaurante y razón fundamental para visitarlo, más allá de poder probar otros platos.

Carta de arroces de Casa Pepe Sanchís en 2019

Los tipos de arroces se acercan a la treintena entre secos y caldosos. Desde una paella valenciana para puristas, con pollo, conejo, judías verdes, caracoles o garrofón, a las clásicas con marisco, con pollo, mixta o a banda, pero también con bacalao, pulpo, rape o pato. Sin olvidar el arroz negro, la fideuá y un guiño cordobés que descubrimos en la paella de rabo de toro. Los caldosos, aunque en número menor, gozan igualmente de variedades clásicas, como el archiconocido arroz con bogavante, y de otras más novedosas como el de perdiz, el de costillas, boletus y langostinos o el de presa ibérica.
Y para los que no deseen arroz, hay algo más de carta que ofrece algunas carnes que incluyen solomillos de cerdo o ternera, rabo de toro o lágrimas de pollo para los más pequeños. También pescados como el bacalao, pez espada o dorada. 

Pero volvamos a nuestra visita. Con la reserva -seríamos cinco a la mesa-, elegimos dos tipos de arroces diferentes, uno caldoso y uno seco: el clásico “Arroz Meloso con Bogavante” y la “Paella de Señoritos Mixta”. Al reservar también indicamos las raciones que en nuestro caso fueron tres de cada tipo de arroz.

 “Paella de Señoritos Mixta” de Casa Pepe Sanchís


Tras unos veinte minutos aproximadamente en los que la mesa se fue llenando de servicios de pan, de la bebida que habíamos pedido y de unas aceitunas para picar, por fin llegó el arroz seco. Por cierto, que ese tiempo de espera es muy importante ya que, aunque pueda tenerse preparado el caldo con anterioridad, es completamente necesario que el arroz se cocine en el momento. Y así fue como la paella ocupó el centro de mesa. Con el irónico nombre de “Paella de Señoritos Mixta” degustamos la clásica paella de pollo y marisco -calamar, gambas, mejillones-, libre de cualquier hueso o cascara, para todos aquellos que quieren disfrutar de un arroz sin impedimento alguno y sin mancharse lo más mínimo. Para eso, un nuestro caso, ya tendríamos el arroz con bogavante. Dicho esto, el arroz resulto un éxito para todos los que estábamos en la mesa. Todos los ingredientes aportaban el toque de sabor que conformaba una paella de gusto redondo y acta para cualquier paladar. Contaba además con una perfecta cocción del grano y con ese tomo bajo típico de las paellas en Valencia. Conclusión, un valor seguro de entre las opciones de la carta.


  “Arroz Meloso con Bogavante” de Casa Pepe Sanchís


Tras retirar la paella, de la que no quedó absolutamente nada, en apenas unos minutos llegó el “Arroz Meloso con Bogavante”, la opción más clásica y conocida de los arroces caldosos. Receta rodeada en otro tiempo de glamur por el precio del marisco con el que se prepara y le da nombre, pasa por ser hoy en día un plato bastante más popularizado y accesible. Casa Pepe Sanchís lo presenta en una olla alta de elegante color negro, acompañado de toda la instrumentación necesaria para extraer toda la carne del bogavante y, por supuesto, el necesario kit de limpieza. En boca, sabroso y con un pronunciado sabor a mar, resultado de la cocción con caldo de pescado y la lógica aportación del bogavante. Una apuesta con la que es difícil fallar y que fue toda una oportunidad para disfrutar nuevamente.

 Puding con helado de Casa Pepe Sanchís

 Tarta de natillas y galletas de Casa Pepe Sanchís

Tarta de Santiago de Casa Pepe Sanchís

 Tarta de whisky y café de Casa Pepe Sanchís

A pesar de que el arroz fue el gran protagonista de la comida y motivo fundamental para visitar este restaurante, no podemos olvidar el momento del postre. Tras recitarnos las opciones disponibles, fundamentalmente tartas de elaboración propia, según nos indican, nos decidimos a probar las tartas de whisky y café, galleta y natillas, de Santiago y un puding con helado. Porciones generosas que pusieron el colofón dulce y perfecto a nuestra visita. 

Y tras el disfrute culinario, vino una cuenta de 157,1 euros. Para entenderla mejor debemos saber que cada ración de “paella señoritos” suma 15 euros y cada ración de “meloso con bogavante” 20 euros, mientras los postres están todos en 5,5 euros. El resultado nos da una media de unos 30 euros por comensal incluyendo bebida -sin considerar vino-, servicios de pan y unos cafés.
 
Y para cerrar el relato de nuestra experiencia, decir que también pudimos irnos satisfechos por la atención profesional y en tiempos del personal de sala. No podemos contar otra cosa que un trato correcto y cercano, a pesar del lleno absoluto que mostró el restaurante.

En la variedad está es el gusto, se suele decir. Y los cordobeses podemos afirmar que tenemos la extraordinaria fortuna de contar con una gastronomía con sello propio, que es objeto de devoción para los que nos visitan, con una pujante cocina de autor, plenamente reconocida por público y crítica, pero al mismo tiempo con una oferta gastronómica de calidad que rebasa incluso el ámbito cordobés y andaluz. Casa Pepe Sanchís es ejemplo perfecto de esto último ofreciéndonos la posibilidad de degustar un arroz o una auténtica paella valenciana lo cual es un lujo para nuestra ciudad. Sin duda un lujo para presumir y para afirmar que estamos de suerte en Córdoba.





Y recuerda nuestros canales de información y contacto:
Facebook Sibarita Cordobés
Sibarita Cordobés en Tripadvisor
Sibarita Cordobés en 11870
sibaritacordobes@yahoo.es