31 ago. 2016

LA TABERNA DEL RÍO: EXITOSA APUESTA GASTRONÓMICA

Enrique Romero de Torres, 7




Fue en vísperas de una Feria de Mayo, concretamente de la del 2012, cuando iniciaba su andadura el segundo de los establecimientos del Grupo La Montillana. Nos dice mucho su nombre, LA TABERNA DEL RÍO, pero no hay que confundirse porque la tradición se conjuga en buen equilibrio con la modernidad, sobresaliendo si cabe esta última. Ya lo mencionábamos como apertura destacada en el Balance Sibarita de 2012, y ahora, tras varias visitas le llega su turno en nuestro blog-revista.

De inquieto y con crecimiento progresivo podemos calificar la actividad de este grupo hostelero. En 2009 llegaba la celebrada recuperación, dotada de aires modernos, de un clásico como La Montillana -la antigua Vinícola La Montillana para ser más exactos-. En 2012 abría nuestro protagonista, La Taberna del Río, sumándose al creciente boom que experimentaba la orilla norte del Guadalquivir. Y por último, en 2014, la Taberna Huerta del Rey en la zona de Doctor Fleming. Por el momento todo queda circunscrito a la esfera cordobesa, pero por el camino quedaron proyectos que incluso llegaban hasta Londres y su idea de crear una taberna de aires cordobeses.

Interior de La Taberna del Río

La Taberna del Río ocupa un inmueble con vistas al Guadalquivir, haciendo esquina con la concurrida Velazquez Bosco y justo frente a otro conocido, Fusión By Sojo. Lugar de competencia feroz, pero donde este establecimiento se ha hecho fuerte gracias a una sensacional oferta que combina diversidad en gastronomía y ambientes. Efectivamente, en este último punto destacan la zona de taberna en planta baja, de gran ajetreo por el trasiego de camareros, el movimiento en el interior de la barra y las llamaradas que de cuando en cuando emergen de la cocina. Subiendo unas escaleras, la primera planta de ambientación más formal y tranquila para el comensal. Por último y al aire libre están la terraza a pie de calle y especialmente su concurrida azotea, sin duda uno de los referentes estivales en la capital cordobesa y donde reservar durante las noches de verano se hace prácticamente imposible.

 La Taberna del Río


La variedad culinaria, es el otro puntal de este establecimiento. Aunque su presencia es más visible en La Montillana, el cocinero Antonio Jiménez es también el responsable de la oferta gastronómica de La Taberna del Río, aunque bajo parámetros bastante diferentes como podemos comprobar repasando su carta de platos:

Picoteo

- Salmorejo cordobés
- Mazamorra de almendras, confitura de pera ecológica y virutas de atún ahumado
- Jamón ibérico de bellota Covap
- Queso curado de oveja

Ensaladas y entrantes

- Ensalada de hojas tiernas, pollo agridulce y manzana asada
- Ensalada de espinacas, queso de cabra de Zuheros, tomate semi-seco y piñones
- Ensalada con tocineta ibérica, queso curado y almendras garrapiñadas
- Calabacín a la plancha con queso encostrado

- Berenjenas fritas con miel de Montoro y dados de queso de cabra de Zuheros
- Patatas bravas
- Huevos rotos con “papas” y jamón ibérico
- Croquetas cremosas de jamón ibérico
- Flamenquín cordobés

- Noodles con mini sepias y salsa ponzu
- Wok de pollo y teriyaki
- Shiitake salteados con copos de bonito seco
- Risotto instantáneo de rabo de toro, parmesano y almendras

Del mar

- Cartucho de bacalao frito con salmorejo de pimiento de piquillo
- Cartucho de marrajo frito (adobado en yuzu, miso y cilantro)
- Chipirones a la sartén con salsa americana y chiles
- Caballa a la plancha con “verdurita” salteada
- Taco de salmón a la parrilla, cebolletas dulces y curry rojo

Del campo

- Puntas de solomillo ibérico al gorgonzola
- Pluma ibérica a la parrilla
- Tataki de presa ibérica con pepinillos encurtidos y mahonesa de wasabi
- Hamburguesa de ternera, mozarela, chutney de cebolla y kétchup casero
- Entrecotte de buey gallego a la parrilla con variedad de mostazas

Postres

- Tarta tres chocolates a nuestra manera (Crema de nutella, mousse de chocolate blanco y teja de chocolate negro).
- Crema de queso de Zuheros, leche infusionada con dátil y torta de Inés Rosales
- Tarta de la abuela

A esta carta habrá que sumar las sugerencias del día. Sugerencias según mercado y que veremos en la pizarra en la zona de taberna junto a la cocina.

En cualquier caso, y como se puede comprobar, en lo culinario, la carta nos ofrece múltiples posibilidades que mezclan lo informal con la tradición cordobesa, los clásicos nacionales o la cocina fusión y de producto.

 "Calabacín a la plancha con queso encostrado" de La Taberna del Río

Esa informalidad se aprecia en sus magníficas hamburguesas de ternera, de las mejores de la ciudad. Llevan puesta en escena incluida con el pan de color ahumado, tan extraño como satisfactorio, guarnición de doradas patatas en pequeña cesta de freidora y rojo kétchup casero que decora un elegante plato de pizarra acorde con el nivel del conjunto. Otras muestras simpáticas son los cartuchos en los que se presentan el bacalao o el marrajo adobado en yuzu. Muy conseguidas por cierto las frituras en punto de cocción, limpieza y sabor.

 "Hamburguesa de ternera, mozarela, chutney de cebolla y kétchup casero" de La Taberna del Río


"Bacalao frito con salmorejo de piquillo" de La Taberna del Río

"Cartucho de marrajo adobado en yuzu, miso y cilantro" de La Taberna del Río

Quien busque cordobesismo gastronómico, estará de suerte porque el recetario autóctono esta presente y a muy buen nivel. Salmorejo, flamenquín, pero nosotros nos quedamos con la suave mazamorra y sobre todo con las magnificas berenjenas. Sencillas en apariencia pero potenciadas en sabor gracias a la acertada compañía del queso de cabra, de Zuheros claro.

 "Mazamorra de almendras, confitura de pera ecológica y virutas de atún ahumado" de La Taberna del Río


"Flamenquín cordobés" de La Taberna del Río 


 "Puntas de solomillo ibérico al gorgonzola" de La Taberna del Río


"Ensalada de espinacas, queso de cabra de Zuheros, tomate semi-seco y piñones" de La Taberna del Río


"Berenjenas fritas con miel de Montoro y dados de queso de cabra de Zuheros" de La Taberna del Río


Pero también se puede salir de Córdoba y encontrar raciones tan universalmente españolas como las “Croquetas de jamón ibérico”, los “Huevos rotos con patatas y jamón ibérico” y en especial las “Patatas bravas”. Estas últimas, también presentes en la carta de su hermano mayor, la Montillana, son para nosotros las mejores que conocemos. En este apartado podemos incluir también las “Puntas de solomillo ibérico a la gorgonzola” y la parrilla con piezas de carne como la “Pluma ibérica” o un buen “Entrecotte de buey gallego”.

 "Patatas bravas" de La Taberna del Río


"Entrecotte de buey gallego a la parrilla con variedad de mostazas" de La Taberna del Río

Salvo por algún detalle, todo lo visto hasta ahora esta dentro de una cierta normalidad. Pero si os hablamos del “Taco de salmón a la parrilla, cebolletas dulces y curry rojo”, el “Wok de pollo con salsa teriyaki”, un “Tataki de presa ibérica con pepinillos encurtidos y mahonesa de wasabi” o un “Risotto instantáneo de rabo de toro, parmesano y almendras”, nos encontramos ante una propuesta muy distinta. Sensacionales los cuatro platos mencionados, aunque nosotros destacamos el risotto, potente en todos los sentidos. Las influencias italianas y orientales quedan claramente patentes.

 "Tataki de presa ibérica con pepinillos encurtidos y mahonesa de wasabi" de La Taberna del Río


"Ensalada de hojas tiernas, pollo agridulce y manzana asada" de La Taberna del Río


 “Taco de salmón a la parrilla, cebolletas dulces y curry rojo” de La Taberna del Río


“Risotto instantáneo de rabo de toro, parmesano y almendras” de La Taberna del Río

No desentonan los postres, potentes en sabor y de sencilla presentación, sin alardes para la galería. Aparte de los mencionados en la carta, en Semana Santa también hemos encontrado unas magnificas torrijas.

"Tarta de la abuela" de La Taberna del Río

Relación calidad-precio absolutamente sensacional -el comensal raramente superará los 20 euros de gasto-, buena atención en el servicio, buen ambiente, y detalles -esa bolsa en el que se sirven el pan caliente, esa solería antigua, lo clásico y lo moderno, la útil información de su carta en cuanto a intolerancias alimentarias- completan el guión habitual de una visita.

No queremos dejar pasar la carta de vinos, centrada prácticamente en su totalidad en la D.O. Montilla-Moriles. Diversa en referencias locales y con la posibilidad de tomar copas, medios y botellas. Córdoba adolece de una apuesta decidida por los vinos de su tierra, aunque tanto La Montillana como La Taberna del Río son la excepción que confirma la regla.

 Bolsa de pan y carta de vinos de La Taberna del Río

Así pues, la apuesta del Grupo La Montillana allá por 2012 por una prometedora aunque incipiente zona de la ciudad, por un espacio heterogéneo en ambientes y por una oferta gastronómica mucho más innovadora para lo que es habitual en una taberna, fue y es todo un acierto. Éxito de público y crítica -este año aparece como novedad en la Guía Michelín-, se confirma cada día más como uno de los lugares de visita culinaria más seguros y de mayor confianza de toda la ciudad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario