12 abr. 2015

ESCAPADAS SIBARITAS: RECORRIDO SEGUNDO SEMESTRE 2014


En plena primavera del 2015 nos detenemos en lo que fueron nuestras “escapadas sibaritas” del segundo semestre del pasado año. Un recorrido algo más corto que los anteriores, pero interesante en propuestas que incluyen una visita al restaurante que el cordobés Paco Morales asesora en Madrid. No adelantamos nada más y os dejamos nuestras propuestas de escapadas más allá de Córdoba.

Hotel El Curro
Burunchel – (Jaén)













Nuestro primer destino será Burunchel, que podríamos calificar como puerta de entrada al Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. En esta pequeña localidad jienense encontramos un establecimiento familiar y muy bien llevado que ofrece buen alojamiento y buena gastronomía de la zona.

Se trata de un “cuatro estrellas” poco conocido, de ambientación rural, pero cuidado en detalles y confort. Emplazamiento magnífico para iniciar cualquier ruta por las sierras, de la que os darán todo tipo de sugerencias e informaciones si es que las necesitáis, y al mismo tiempo lugar perfecto al regreso para descansar y retomar energías.

Y es que para retomar esas energías nada mejor que detenerse en su restaurante. Espacio bien montado donde se sirve comida casera, con buen producto de la zona y recetas tradicionales. Imprescindibles los platos de carne de caza, aunque en general todo está a muy buen nivel y servido en raciones más que generosas. A resaltar su menú diario a 15 euros y también sus desayunos. Podemos pedir mesa sin estar alojados.

 Carne de caza del restaurante del Hotel El Curro

Asador Arizmendi
Madrid capital
















De nuevo recalamos en la capital madrileña y lo hacemos visitando un restaurante de aires vasco-navarros, el Asador Arizmendi. Ocupa la primera planta, subiendo unas estrechas escaleras, del número 7 de la Plaza de Tirso de Molina, donde antes estuvo uno de los restaurantes del grupo de los asadores Frontón. El Asadror Frontón, en sus tres direcciones de Velázquez, Pedro Muguruza y esta de Tirso de Molina, alcanzó fama por su gastronomía y sobre todo por la presencia habitual de políticos, empresarios y diversas elites. Sin embargo las deudas acabaron por llevarse por delante a todos los locales del grupo, aunque eso es otra historia. Volviendo a Arizmendi, parece que de su predecesor hereda mucho de la estética, mobiliario incluido, y su oferta culinaria, bastante sobresaliente de la mano de su actual jefe de cocina Eugenio Sarobe.

Cuentan con una carta consolidada donde no faltan las verduras y los guisos, también los grandes pescados entre los que destacan el bacalao o la merluza y por su puesto las carnes a la brasa con un imprescindible como es el chuletón de buey. A todo se añadirán los postres, con referencias regionales como el Goxua, y algunos platos más a modo de sugerencias del día. Y no olvidemos que todo empezará con la habitual chistorra como aperitivo.

Sin tratarse de un restaurante barato, probablemente sea de lo mejor en cuanto a relación calidad-precio si lo comparamos con otros asadores o locales de cocina vasca o navarra de la capital. A ello se suma que es habitual encontrar en Internet ofertas de descuento para el Asador Arizmendi que lo hacen mucho más asequible.

 Chuletón de buey del Asador Arizmendi

Al Trapo
Madrid capital















Continuamos en Madrid, para terminar nuestro recorrido, donde se encuentra esa referencia a Córdoba que siempre tratamos de buscar. Hablamos de Al Trapo, restaurante del Hotel Las Letras Gran Vía - se puede acceder sin problemas sin estar alojados -, que asesora el chef cordobés Paco Morales. Tras el cierre de su restaurante en el Hotel Ferrero en Valencia en 2013, iniciaba nueva etapa donde simultanea su proyecto de nuevo restaurante y espacio creativo en Córdoba con los asesoramientos gastronómicos de los restaurantes Alacena en Brasil, Torralbenc en Menorca y Al Trapo en Madrid del que os hablamos en esta ocasión.

Espacio amplio, luminoso, moderno e informal como la cocina que ofrece Paco Morales. Evolución de recetas tradicionales, fusión de cocinas, combinaciones imaginativas, producto e ingredientes sin fronteras, presentaciones llamativas. Todo esto esta dentro de una carta que cambia periódicamente, no demasiado extensa e ideada, al menos así nos pareció, para probar varios platos y compartirlos casi como un menú degustación confeccionado por nosotros mismos. Esto es posible porque las raciones son bastante equilibradas y gracias también a precios asequibles. A destacar también su carta de vinos, diversificada en procedencias y con referencias en la misma línea moderna del conjunto del restaurante. Por ponerle un pero a este apartado, y tirando para la tierra, echamos de menos alguna referencia a los vinos de Montilla-Moriles - al menos no había ninguna en el momento de nuestra paso por el local -.

A la espera de la apertura de su restaurante NOOR en Córdoba y todo lo que ofrecerá a nivel de exclusividad e innovación, la visita a Al Trapo será sin duda una oportunidad mucho más accesible y distendida de conocer la cocina de un chef reconocido como es Paco Morales.

Os dejamos una amplia muestra de fotos de nuestro paso por Al Trapo en diciembre pasado.

 "Aireados" o la peculiar tortilla española de Al Trapo


"Bollo Preñao de Chorizo" de Al Trapo


"Rollo Vietnamita" con hierbas frescas y tartar de navajas de Al Trapo


"Pluma de cerdo ibérico" macerada con fondo untuoso de jamón ibérico, guindilla y pack-choi de Al Trapo


"Pato Asado" con verduras crocantes, coco y curry arábigo de Al Trapo



"Bizcocho molasses" con helado de plátano caramelizado, crumble de café y granizado de ron de Al Trapo


"Leche de soja con jemgibre" untuoso de limón, toffé y chocolate blanco de Al Trapo


Aquí acaba nuestro recorrido que podéis consultar con más detalle aún en nuestros canales en Tripadvisor y 11870 junto con nuevas e interesantes opciones para una “escapada sibarita”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario