19 jun. 2012

LA MONTILLANA: DIGNO RELEVO TABERNARIO

C/ San Álvaro, 5




Hablar de la taberna La Montillana es hablar de un establecimiento de aparición relativamente reciente, con pocos años a cuestas en el panorama hostelero, pero que ha recuperado un nombre de los que han tenido solera en la ciudad: La Vinícola Montillana. La Vinícola se encontraba en el número 3 de la calle San Álvaro, justo al lado de la actual taberna, y como explica Manuel Cobos en su excelente libro, Historia de la hostelería de Córdoba, unas décadas atrás formó un triángulo de éxito en la zona del centro junto con la desaparecida Sociedad Plateros de Cruz Conde y el Pisto. La nueva Montillana recupera como decimos el nombre, casi el lugar exacto y el carácter popular propio de las tabernas, pero adaptada a la restauración del siglo XXI.

Superamos un pequeño escalón para atravesar la puerta de entrada y acceder así al establecimiento. Primeramente encontramos la zona de taberna, no excesivamente espaciosa y por días muy concurrida. A la izquierda la barra, en madera y mármol, como mandan los cánones tabernarios, con algunos taburetes y detrás un mueble botellero que ocupa prácticamente todo el testero. En el centro y entre columnas de la edificación, más taburetes y espacio para conversar y tomar algo de pie. Al fondo a la derecha, y ocupando el espacio de un patio de luz, encontraremos algunas mesas para tapear. Justo a la derecha de la entrada, una puerta que da acceso a una escalera que conduce a las dos plantas superiores. En éstas se disponen dos salones empleados como comedores, con mobiliario más cuidado, mantelería de tela y ambiente más tranquilo. Destacar las balconadas desde las que podemos ver la calle de San Álvaro y la plaza e iglesia de San Miguel. La iluminación y decoración de todo el local es calida, en tonos marrones, beige y arena. Importante mencionar la combinación de cuadros de pequeño y gran tamaño, éstos últimos vistosos, coloridos y con motivos fundamentalmente taurinos. Por último la decoración se completa con zócalos en madera, lámparas con tulipa que dan un aire clásico y unas pizarras donde encontraremos las sugerencias de la jornada. Con el buen tiempo también dispone de terraza en la plaza, compartiendo espacio con otros bares y tabernas de la zona.

Nos atenderán camareros con la indumentaria imperante en cualquier taberna moderna, gastrotaberna o gastrobar que se precie: de negro riguroso.

En lo gastronómico, encontraremos una carta bastante equilibrada y sin exceso en el número de platos. Cierto es que prácticamente todos los días disponen de platos fuera de la carta - las sugerencias del día -, casi siempre pescados y mariscos traídos esa misma jornada. Eso nos garantiza un producto fresco. Los platos a compartir en muchos casos pueden pedirse por raciones enteras o medias. Clásicos nacionales como la ensaladilla, croquetas y patatas bravas no faltan, pero tampoco los clásicos cordobeses por excelencia: salmorejo, flamenquín, rabo de toro y berenjenas con miel. También el jamón, el queso y el “pescaito frito”. Finalmente algunas carnes a la brasa, ensaladas de corte más moderno y alguna curiosidad completan la carta.

A continuación os dejamos la carta detallada de que disponen (primavera 2012):

Ensaladas:

- Ensalada montillana con bacon, Parmesano y vinagreta de frutos secos
- Ensalada de tomate y ventresca de atún
- Mezclum de lechugas con pollo braseado, queso y nueces


Para compartir:

- Jamón ibérico de bellota
- Queso puro de oveja y cabra
- Tosta de anchoa de Santoña (unidad)
- Ensaladilla de gambas
- Salmorejo con jamón y huevo
- Berenjenas fritas con miel de caña
- Patatas a la brava
- Pelotón de patatas con lascas de jamón ibérico
- Boquerones fritos
- Calamares fritos
- Bacalao rebozado
- Chanquetes con huevo
- Croquetas de cocido
- Cochifrito
- Flamenquín cordobés

Carnes:

- Rabo de toro
- Puntas de solomillo al Cabrales
- Hamburguesas de ciervo
- Entrecotte de Buey gallego a la brasa
- Solomillo de ternera con foie y salsa de Oporto

Por encargo:


- Arroces
- Lechón al horno
- Cordero lechal al horno

Pescados y mariscos: según lonja

Postres: caseros y de variación semanal

En nuestra visita estuvimos 7 personas incluyendo un niño. Nos decantamos al principio por varios platos a compartir: un plato de patatas al pelotón con lascas de jamón, medias raciones de patatas bravas, de calamares fritos y de croquetas caseras, y finalmente una tosta de anchoa de Santoña. Como platos principales nos decidimos por los siguientes: tres platos de puntas de solomillo al Cabrales, un plato de rabo de toro, una hamburguesa de ciervo y un flamenquín. Llegados a los postres sólo hubo sitio para unas natillas caseras y tres cafés descafeinados. Todo esto lo completamos con seis cervezas – dos fueron sin alcohol -, dos refrescos, dos zumos y el servicio de pan. La cuenta resultó por 115 euros. La relación calidad-precio no esta nada mal rondando los 10 euros de media por plato.

La valoración general fue positiva. Destacaron las patatas bravas por su elaboración y sobre todo por una salsa exquisita que se aleja de las habituales salsas industriales. Excelentes también los platos principales, sobre todo el rabo de toro y el vistosísimo plato de flamenquín. Decepcionan algo las patatas al pelotón, algo secas cuando llegaron a la mesa, y sobre todo la tosta con anchoa de Santoña, francamente mejorable en su presentación. Precisamente contrasta esto último con la cuidada y moderna presencia general del resto de los platos.

Sin duda un lugar que recordaremos por el buen trato del personal y su interesante cocina. Si el espacio de abajo es lo más acertado para la tertulia mientras se toma un vino, la cervecita o se tapea, para una reunión, comida o cena algo más pausada e íntima, como fue nuestro caso, los comedores son la mejor opción por la tranquilidad y el espacio disponible. Por cierto, no faltó la música ambiental con sevillanas y flamenco con un volumen que permite hablar sin molestar.

Si la Vinícola se ganó un hueco entre las tabernas más populares de su tiempo, la nueva Montillana toma el relevo más que dignamente y busca ser de nuevo referencia entre las nuevas tabernas cordobesas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario